MIRADOR DE RUPURUPAY Y CASCADA DE EL REMOLINO CON NIÑOS

Mirador de Rupurupay y cascada de El Remolino, Aldeadávila de la Ribera, Salamanca

Sendero Mirador de Rupurupay y Cascada de El Remolino

El Parque Natural de Los Arribes es un enclave de especial belleza que siempre nos sorprende con nuevos parajes. En esta ocasión son el Mirador de Rupurupay con unas impresionantes vistas al cañón del Duero y la Cascada de El Remolino con dos saltos de agua consecutivos los que nos enamoraran.

Mirador_Rupurupay_Cascada_de_El_Remolino_Mi_familia_viajera

El mirador de Rupurupay se encuentra en Arribes, más concretamente en Aldeadávila de la Ribera (Salamanca). Este balcón natural ofrece unas impresionantes vistas del río Duero y es el punto de inicio para acercarse a la cascada del Remolín o cascada de El Remolino.

Cómo llegar al mirador de Rupurupay:

Mirador de Rupurupay y cascada de El Remolino, Aldeadávila de la Ribera, Salamanca

Descenso a la Cascada de El Remolino

Para realizar esta ruta debemos acercarnos a Aldeadávila de la Ribera y buscar la Ermita de la Santa. Como referencia os indicamos que debemos pasar la iglesia del pueblo por la derecha y continuar hacia adelante. Tal vez os toque preguntar o usar un navegador, pero el pueblo no es excesivamente grande, la encontraréis 😉.

De la parta izquierda de la Ermita parte una pista con las indicaciones de “Rupitín, Rupurupay y Lastrón”. Esta calzada es apta para vehículos, por tanto, circularemos por ella sin dificultad, pero con precaución. A unos 500 m, las indicaciones marcan a la izquierda Rupitín – Lastrón, y, a la derecha, Rupurupay. 

La pista se encuentra señalizada en todos los cruces (bien indicando Rupurupay o con señales blancas y verdes). Debemos aparcar el coche en un aparcamiento amplio en las inmediaciones del mirador de Rupurupay, desde donde comenzaremos nuestra ruta.

Dónde dormir:

La oferta de alojamientos rurales en la zona de Los Arribes es amplia y de buena calidad. Aldeadávila de la Ribera es un buen emplazamiento para poder visitar algunos de los enclaves naturales más representativos y destacados como el Pozo de los Humos, Hinojosa del Duero o el Picón de Felipe. En esta localidad podéis hospedaros en el acogedor hotel rural de Rinconada de las Arribes, en el Spa Las Mugas-Arribes o en la casa rural La Veterinaria. Todos están decorados con mucho encanto y los anfitriones os harán sentiros como en casa.

Itinerario a la cascada del Remolín (cascada de El Remolino):

Mirador de Rupurupay y cascada de El Remolino, Aldeadávila de la Ribera, Salamanca

Cascada de El Remolino

Desde el aparcamiento parte una senda que baja, en apenas 100 metros, al mirador propiamente dicho. La vista sobre el cañón que el Duero forma en los Arribes es impresionante, y ya justificaría la visita.

Tras disfrutar de la panorámica, veremos que hacia la derecha del mirador parte un camino bien trazado en descenso. Este camino va señalizado con balizas blancas y verdes. El sendero está limpio, pero es una senda de montaña, algo escalonada y con desnivel. Su firme presenta piedras a tramos, y en otros, es de tierra que puede resbalar, por lo que el uso de calzado de montaña es imperativo.

Mirador de Rupurupay y cascada de El Remolino, Aldeadávila de la Ribera, Salamanca

Mirador de Rupurupay

Continuamos por este camino con vistas al río hasta que vemos un cruce a la izquierda. Comprobamos que hay una estaca con marcas blancas y verdes en ambos sentidos (el que baja, y el que llevábamos).

El camino que baja es el de la izquierda y nos conduce a la cascada del Remolín en varios zigzags. Por este ramal, volvemos a colocarnos debajo del mirador, pero casi 200 m más abajo. Pasaremos por dos chozos de piedra y tendremos la oportunidad de ver el río desde varios balcones entre la vegetación. Sin darnos cuenta y tras descender unos metros más, alcanzaremos el torrente de agua.

Mirador de Rupurupay y cascada de El Remolino, Aldeadávila de la Ribera, Salamanca

Cascada de El Remolino

La cascada del Remolín está formada por varios saltos, el mayor de unos 20 metros y el resto más pequeños. Entre todos, destaca uno de unos 6 metros, situado debajo del mayor. Tras este último, el arroyo se precipita en varios escalones más hasta unir sus aguas con el Duero.

El camino que traemos finaliza su trazado en la cascada. Por tanto, para acceder a los distintos saltos debemos hacerlo fuera de sendero. Tener en cuanta que el terreno no es nada adecuado para los niños, por tanto, debemos cuidar por dónde transitan.

Cuando acabemos de disfrutar de este maravilloso rincón, nos espera remontar unos 100 m de desnivel hasta el cruce de caminos del inicio marcado con balizas blancas y verdes.

Mirador de Rupurupay y cascada de El Remolino, Aldeadávila de la Ribera, Salamanca

Sendero circular de la Cascada de El Remolino

Aquí tenemos dos opciones: regresar al aparcamiento o girar a la izquierda para continuar por un espectacular sendero en balcón, y así, alargar la excursión.

Si elegimos la segunda opción, comenzaremos a transitar por el tramo que a nuestro entender es el más bonito de la ruta. Vamos a media ladera con vistas al cañón del Duero. Las perspectivas son cambiantes según subimos o bajamos. El terreno empieza a subir escalonadamente en algunas zonas, alternándose con llanos y pequeños descensos.

En una terraza previa a girar bruscamente a la derecha y empezar a ascender, encontraremos un buen terreno para descansar y reponer fuerzas antes de la dura subida final.

Tras este receso, comenzamos a subir haciendo algunos zigzags. Encontramos las ruinas de una cabaña, después la fuente del Frasquito que da nombre a esta zona, y  por último, alcanzamos un cruce. Nuestro camino continúa de frente, pero a la izquierda pasando por encima de unas rocas y atravesando un puente, podremos acercarnos a una majada de gran belleza por la conservación de sus chozos de piedra y por el enclave en el que se sitúa.

Mirador de Rupurupay y cascada de El Remolino, Aldeadávila de la Ribera, Salamanca

Sendero hacia la majada

Retomamos nuestro camino aún en ascenso y que pronto desemboca en una pista de tierra por la que seguiremos nuestro itinerario.

En un primer cruce tiraremos a la derecha y encontraremos una fuente. De momento, continuamos siguiendo las marcas blancas y verdes.

En el siguiente cruce, giraremos a la derecha de nuevo, abandonando las marcas que continúan de frente. Avanzamos unos pocos metros, y giramos a la izquierda, sin bajar hacia el río por la pista que se desvía a la derecha (si la tomáramos llegaríamos al mismo sitio, pero con más rodeo y bajando y subiendo). Veremos balizas de la vuelta a Aldeadávila en BTT.

Nos encontraremos una fuente y de nuevo una intersección (a esta misma llegaríamos si hubiéramos bajado en el cruce anterior), en la que giramos a la izquierda, y muy pronto a la derecha en el siguiente cruce.

Mirador de Rupurupay y cascada de El Remolino, Salamanca

Fuente del sendero «Cascada de El Remolino»

Nos encontraremos una cuarta fuente y ya veremos los coches y el mirador de Rupurupay, abajo a la derecha.

Tenemos ahora dos opciones. En la curva salir de la pista y descender por las terrazas a encontrar la pista que baja al parking, o continuar por la pista y girar a la derecha por la misma pista que hemos recorrido por la mañana con el coche.

De esta forma finalizamos este recorrido circular, no muy largo, unos 6 kilómetros, pero algo exigente físicamente, por lo que sólo debemos emprenderla con niños acostumbrados a caminar.

Vídeo:

Galería de fotos del mirador de Rupurupay y Cascada de El Remolino:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Track de la ruta:

Powered by Wikiloc

Perfil Mide (*):

Mirador_Rupurupay_Cascada_de_El_Remolino_Mi_familia_viajera

Sígueme

Deja un comentario


Looking for Something?