CINCO CASCADAS DE LOS ARRIBES SALMANTINOS PARA VISITAR CON NIÑOS

Cascadas de los Arribes, Salamanca

Cascadas de Los Arribes salmantinos

Los Arribes son uno de los grandes tesoros que tiene la provincia de Salamanca y las cascadas uno de los fenómenos naturales más hermosos. En esta entrada encontraréis cinco de los saltos de agua salmantinos más espectaculares.

El recorrido del río Duero y sus afluentes han ido moldeando un paisaje de cañones, meandros, acantilados y cascadas.

La mayoría de estos parajes se encuentran dentro del Parque Natural de Arribes de Duero y de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Meseta Ibérica, situadas en las provincias de Zamora, Salamanca y como país fronterizo Portugal.

Las Arribes son un paraje natural de gran importancia no solo por su flora y fauna o por su patrimonio histórico, sino también por sus hermosas cascadas.

Os vamos a detallar cinco de los saltos de agua más bonitos y destacados de Los Arribes Salmantinos.

 



Pozo Airón:

El Pozo Airón se encuentra en el término municipal de Pereña de la Ribera. Es una cascada poco conocida, pero de gran belleza y que no es complicado acceder a ella, incluso si se va con niños.

El salto de agua se precipita al vacío en dos caídas consecutivas y si se desciende a la base, se alcanza una cueva natural que permite pasar por detrás de la cascada y apreciar la cortina de agua.

Además, si se quiere alargar la ruta es posible ir hasta un mirador natural para ver los meandros y acantilados del río Duero.

Esta zona disfruta de un microclima mediterráneo, de forma que, las temperaturas suelen ser muy suaves. Lo que la hace una excursión idónea para los días de bajas temperaturas.

Más información en la siguiente enlace.



Cachón de Camaces:

El Cachón de Camaces lo encontramos en el municipio de Hinojosa de Duero. No es un salto de agua de grandes dimensiones, pero lleva mucho caudal en época de lluvias. Por tanto, el torrente de agua que se desliza por la roca forma una bonita cascada de humo y espuma.

Además, la zona ofrece la posibilidad de realizar una ruta en coche y poder asomarse a los valles y meandros del río Duero, Huebra y Camaces desde varios miradores perfectamente acondicionados para estacionar el coche.

Incluso es posible realizar algunas rutas de senderismo sencillas y profundizar en la belleza del paisaje del Parque Natural de Arribes de Duero.

Más información en la siguiente enlace.



Pozo de los Humos:

El Pozo de los Humos es una cascada formada por el cauce del río Uces, al seguir su curso entre las localidades de Masueco y Pereña de la Ribera.

El salto de agua se puede ver, tanto desde el margen izquierdo de Masueco, como desde Pereña de la Ribera. Las dos opciones muestran una cascada impresionante, por tanto, nosotros os recomendamos verla desde las dos perspectivas.

Si nos desplazamos a Masueco para ver el Pozo de los Humos, podremos ver el nacimiento de la cascada antes de precipitarse sobre una poza desde una pasarela suspendida en el aire. Como el torrente de agua cae desde unos 50 metros de altura sobre una alberca, se crea una inmensa nube de humo, motivo por el cual a esta cascada se la denomina Pozo de los Humos.

Si en cambio decidimos ir a Pereña de la Ribera veremos la cascada en todas sus dimensiones. No estaremos tan cerca como en el caso de Masueco, pero la distancia permite apreciar toda la belleza del salto de agua y de su entorno.

Más información en la siguiente enlace.



Cascada de Pinero o Cola de Caballo:

La Cascada de Pinero o Cola de Caballo se ubica en el término municipal de Masueco de la Ribera. Es una cascada estacional, por tanto, es necesario que haya llovido y con cierta intensidad para poder apreciarla.

Se trata de un salto de agua de unos 15 m de altura que se precipita la vacío, para luego unirse durante unos 8 metros, a una sucesión de saltos de agua que descienden por unos escalones en la roca.

Además, tiene el aliciente de que se puede pasar por detrás de la cascada y sentir el vapor de agua que desprende.

A los niños le encanta poder pasear por la parte posterior de la cola de agua.

Más información en la siguiente enlace.



Cascada de El Remolino o Rupurupay:

Para poder contemplar esta última cascada, debemos desplazarnos hasta Aldeadávila de la Ribera. Aquí se encuentra el Mirador de Rupurupay con unas vistas impresionantes al cañón del Duero que ya justificarían sobradamente el desplazamiento.

Desde el mirador parte un sendero que nos permite acercarnos a la cascada del Remolín. Este salto de agua está formado por varios torrentes, el primero y más llamativo, de unos 20 m de altura, y, después, varios escalones consecutivos van descendiendo hasta verter sus aguas en el río Duero.

Esta es una de las cascadas más desconocidas de Los Arribes salmantinos, pero una de las más bonitas no solo por el salto de agua, sino también por el entorno natural que la rodea y la proximidad a los cañones y meandros del río Duero.

Más información en la siguiente enlace.



Después de este recorrido por las cascadas más emblemáticas de Los Arribes salmantinos no me digáis que no os entran ganas de ir a conocerlas. Así que, coger el calendario e ir haciendo un hueco para visitar estos impresionantes espacios naturales.

En cada una de las entradas encontraréis enlaces con información más detallada sobre las rutas, senderos y localizaciones. Así, como, fotos y vídeos para que podáis planificar mejor vuestras escapadas.

Esta ha sido nuestra selección, pero si conocéis otras, no dudéis en comentárnoslo.  

Vídeo:

Sígueme

2 Comentarios

  1. 28 octubre, 2018 / 4:58 pm

    Me encantan tus escapadas y rutas porque son super prácticas y reales. ¿Qué tal ves el puente de diciembre para ver esta zona? No sé si llevarán agua porque siempre se aconseja la primavera pero no tengo nada para este puente.

    • Mi familia viajera
      Autor
      28 octubre, 2018 / 5:02 pm

      Hola Rocío, todo depende de cuánto llueva en otoño. En Diciembre tienes la ventaja de que aún se puede bajar a la base del Pozo de los Humos, luego en primavera está prohibido por la nidificación. Otra ventaja de diciembre es que esta zona tiene un “microclima” y no son tan bajas las temperaturas por lo que los paseos se pueden realizar sin demasiado frío. Normalmente en diciembre llevan agua, pero no tanta como en primavera, las más estacionales son Rupurupay y Pinero, el resto casi seguro que tengan agua.

Deja un comentario


Looking for Something?