Inicio ESPAÑA CASTILLA Y LEÓN CASCADAS DE LAS PILAS CON NIÑOS: Los Arribes desconocidos de la Tierra...

CASCADAS DE LAS PILAS CON NIÑOS: Los Arribes desconocidos de la Tierra del Pan

4
Cascada superior de Las Pilas

Los Arribes del Duero siempre albergan bellos parajes de meandros y cascadas. Pero hay zonas en las estribaciones del parque que también conservan la esencia de Los Arribes, uno de estos enclaves se encuentra en la provincia de Zamora, son las Cascadas de Las Pilas. Aquí, podremos ver una sucesión de saltos de agua y pozas de aguas cristalinas con tonalidades verdes.

Los Arribes del Duero son conocidos, más o menos, por la mayor parte de la gente. Y  la mayoría, nos hemos asomado en algún momento a sus bellos cañones. Pero es menos conocido, que a tan sólo unos 20 kms de Zamora, se puede disfrutar de los primeros meandros y desfiladeros que el río Duero ha ido surcando a lo largo de los años. Aunque no está dentro del Parque Natural Arribes del Duero, se puede considerar la antesala a este espacio natural que comparten las provincias de Zamora y Salamanca, así como, el país vecino, Portugal.

Cómo llegar a las Cascadas de Las Pilas:

Senda Cascadas de Las Pilas

Para conocer el inicio natural de los Arribes del Duero, vamos a realizar una ruta muy sencilla que se puede hacer en familia. Para ello, nos adentraremos en la comarca zamorana de la Tierra del Pan. Más concretamente, vamos a ir hasta el municipio de Almaraz de Duero, en Zamora.  Su nombre se cree que es árabe, al-mahrat (tierra labrada). Motivo por el cual, durante mucho tiempo a esta localidad se la denominó Almaraz del Pan.

Para comenzar la ruta, debemos atravesar el pueblo en dirección a la Iglesia (s. XVI). El templo está situado junto a una plaza, y en sus inmediaciones, veremos una antigua fuente (s. XII-XIII) construida con base y techo de piedra, que se encuentra abovedada en su interior.

Al llegar a este punto tenemos dos opciones:

  • Estacionar junto al manantial y comenzar una ruta a pie, de 5 km aproximadamente de ida, por una pista forestal rodeada de campos de cultivo.
  • O bien, realizar los 4 primeros kilómetros en coche por el camino agrícola, hasta el inicio de la bajada al río. Si elegimos esta opción, cerca del comienzo de la ruta hay un pequeño aparcamiento habilitado por el ayuntamiento para dejar el vehículo.

Nosotros os recomendamos la segunda opción. Sobre todo, si se va con niños pequeños, porque el recorrido carece de sombras, y no os vamos a engañar, el paisaje tiene poco interés.

Itinerario de las Cascadas de Las Pilas:

Meandros del río Duero

Tanto si realizamos el trayecto a pie como en coche, saldremos del pueblo por un camino amplio que no debemos abandonar en ningún momento. Habrá desvíos a la izquierda y a la derecha, pero no nos desviaremos y seguiremos las escasas señales de la «Ruta 3» que corresponde a las Cascadas de las Pilas.

Antes de llegar a una bifurcación de caminos muy claro, porque los ramales forman una cruz, pasaremos por una vaguada. Aquí, es donde está el aparcamiento oficial de la ruta.

Si hemos ido en coche, estacionamos en este parking y continuamos andando hasta el cruce de caminos al que hacíamos antes referencia. Una pequeña señal vertical, nos indica que debemos continuar de frente hacia el río Duero. Enseguida veremos el caudal del río, y a partir de este momento, abandonaremos el paisaje típico de la Tierra del Pan con sembrados y cerros suaves, para dar paso a unas panorámicas que nos recuerdan a Los Arribes del Duero.

Pequeña área recreativa y restos del antiguo poblado minero

La pista forestal amplia pasa a ser una senda estrecha que nos va adentrando en el desfiladero y nos acerca a la orilla del río. Sólo unos pasos más adelante, tras un recodo hacia la izquierda, visualizaremos ya las ruinas de la antigua mina de estaño. En sus inmediaciones se encuentran Las Cascadas de Las Pilas.

Continuaremos paralelos al río Duero para irnos acercando al antiguo poblado de los trabajadores de la mina de estaño. Aquí podemos hacer un receso y contemplar los meandros del río tranquilamente, ya que hay una pequeña área recreativa con una mesa de madera (aunque está un poco deteriorada).

Cascada inferior de Las Pilas

Tras cruzar un puente de madera y seguir la senda que se desvía levemente a la izquierda, llegaremos a la Cascada de las Pilas. Para acercarse a la base hay que destrepar una pequeña roca, con escaso desnivel, por tanto, es sencillo de superar.

Esta parte de la cascada es una poza de aguas cristalinas con tonalidades verdes, en la que el se desploma el agua del Arroyo de los Molinos al deslizarse por las rocas que rodean la alberca.  Es un paraje con un encanto especial y en que todo el mundo se para a hacer una foto.

Cascadas de Las Pilas

Mucha gente decide dar por concluida la ruta en este punto, pero Las Pilas son una sucesión de cascadas, de forma que, para ver los saltos de agua de la parte superior, hay que continuar la excursión. Si nos decidimos por esta segunda opción, hay que bordear la base de la primera cascada por la derecha, y a continuación, realizar una pequeña trepada de poca dificultad. Para ayudar a superar este desnivel se han instalado unas cuerdas y unos escalones metálicos.

Cuerda y escalones metálicos de acceso a la cascada superior

Cada uno debe valorar, una vez en la zona, si entraña riesgo o no la subida. Sobre todo, si se va con niños menores de 7-8 años, que necesitarán ayuda para subir. Además, tened en cuenta que, si no se va a realizar la ruta circular, es mejor no subir porque luego hay que descender de nuevo por aquí.

Tras el ascenso, se gira hacia la izquierda y unos pasos más adelante podremos ver el siguiente chorro.

Croquis de la entrada al túnel en las Cascadas de Las Pilas

Junto a esta segunda cascada, si nos fijamos bien, hay a la derecha, un túnel de unos 70 m. Esta oquedad, se puede recorrer para llegar a la parte superior del cañón fluvial. Así, podremos apreciar cómo se despeña el arroyo entre las formaciones rocosas creando unas preciosas pozas de colores.

Llevar frontales ayuda a no mojarse los pies

Para recorrer el túnel es recomendable llevar una linterna. En el interior, normalmente, siempre hay agua y es necesario tener luz para no acabar con los pies mojados. Pero os advertimos, que, incluso con luz, lo más probable es que se acabéis con los pies empapados, pero no implica ningún peligro, si se tiene cuidado. Los niños estarán encantados de poder vivir esta emocionante aventura de trepadas y túneles oscuros. Si se portean niños en mochila,  hay que tener precaución en el túnel de no golpearles con los salientes de la roca.

Cascadas de Las Pilas

Una vez en la parte superior veremos descender el arroyo que forma las cascadas con el río Duero al fondo.

Para regresar, hay dos opciones. Debido al volumen de gente que visita la cascada se han abierto dos canales de salida que están perfectamente trazados. Tras cruzar el arroyo, un ramal parte por la derecha, y sube colina arriba paralelo al arroyo de los Molinos hasta alcanzar la pista forestal que nos llevará de nuevo al coche. Y otro, con un trazado menos claro, que sale por la izquierda y va por la parte superior de la garganta.

Senda por la parte superior del cañón fluvial

Inexplicablemente, esta segunda opción no está señalizada, pero no tiene pérdida. Cuando este paraje era menos conocido había que seguir el camino un poco por intuición. Pero ahora, se ve correctamente la senda que va paralela a las paredes verticales del Duero. Es un tramo muy bonito y agradable, aunque hay que tener cuidado con los más pequeños por ser susceptible de caídas accidentales desde gran altura.

Casi al final del cañón, abandonaremos las hermosas vistas de los recovecos que va realizando el río Duero entre las pendientes escarpadas, para alejarnos hacia el interior. Hay que superar un pequeño collado cubierto de matorral bajo de tomillo, romero, jaras…, lo que deja un agradable aroma a nuestro paso, para llegar a un cercado de piedra. Es un antiguo corral que servía para el refugio del ganado, pero que ahora está en desuso. Sólo queda ascender ligeramente en zig-zag, para llegar a la pista forestal que nos va a llevar al inicio de la ruta.

Esta excursión es ideal para realizarla en cualquier época del año. Según nos han comentado los habitantes de Almaraz de Duero, las Cascadas de Las Pilas llevan agua todo el año, aunque el torrente del arroyo es mayor en primavera y otoño.

Dónde alojarse:



Booking.com


También te puede interesar:


Vídeo:

Galería de fotos 12/04/2017 :

Galería de fotos 28/02/2021:

Track de Mi familia viajera en Wikiloc:

Powered by Wikiloc

Perfil MIDE(*):

(*)Los datos son siempre orientativos, hay que tener en cuenta las condiciones propias del día.

4 COMENTARIOS

  1. La zona preciosa. Efectivamente poca por no decir nula señalización en las pikas. Hemos coincidido varios grupos que nos ha costado encontrar el túnel. Por cierto, íbamos con niños, a partir de 8 años bien. Más pequeños es peligroso. Con la de 5 lo hemos pasado mal. El final de las Pilas no es sendero y el túnel con mucha agua. Dependerá de la época.

    • Hola Laura, gracias por tu comentario. Esperamos que no te encontraras con ninguna sorpresa desagradable. En nuestras fotos se ve la pequeña trepada tal como es. Nuestro hijo de cuatro años en esa época la hizo con ayuda. En la cueva suele haber agua siempre como comentamos en el post. Si que es cierto que se debe fijar uno en los restos de traza de paso para asomarse a la cascada y de allí girar a derecha para acceder al túnel.
      Saludos

  2. La señalizacion que existe es en la zona publica es decir del ayuntamiento
    la parte de arriba no puede haber señalizacion por ser fincas privadas
    Si os gusta la visita acordaros de dejar el entorno tal como era antes de estar masificado
    ultimamente va mucho «GUARR@»
    La cueva que hay a la izda del sendero descendente no es un servicio ….no tiene recipiente para residuos con lo que si
    se utiliza cada cual que se lleve su papelito de limpiarse en una bolsita
    La naturaleza no necesita mascarillaas para el covid19 …no las tireis como si nada
    Puestos a criticar la señalizacion pues critiquemos a esos guarr@s

    • Gracias por tu comentario Lorenzo. Estamos de acuerdo en que las rutas de senderismo deben realizarse bajo la premisa de la responsabilidad y la sostenibilidad. Es muy desagradable encontrarse restos de cualquier tipo en el campo, cuando todos deberíamos de ser conscientes de que hay que dejar todo, mejor que cuando llegamos, pero por desgracia no todo el mundo actúa así.
      Te agradecemos la información sobre el motivo por el cual no está señalizada la ruta por la parte superior de la cascada, pero reiteramos que es una pena porque es un recorrido muy bonito.

Deja un comentario

Salir de la versión móvil