LAS HURDES: Pueblos y rutas qué ver y hacer con niños

Terrazas de Las Hurdes

Las Hurdes

Las Hurdes es un extenso territorio situado al norte de la provincia de Cáceres. Se trata de un espacio natural de gran belleza en el que el terreno montañoso se suaviza en amplios valles. Se caracteriza porque las pequeñas alquerías que constituyen Las Hurdes, se sitúan en las laderas de las montañas para poder aprovechar la riqueza que ofrece el caudal del agua de los cinco ríos afluentes del Alagón que surcan sus gargantas: Hurdano, Los Ángeles, Ladrillar, Esperabán y Malvellido.

A su vez, limita con entornos naturales de gran belleza como son la Sierra de Francia, la Sierra de Gata, el Valle de Ambroz, Trasierra-Tierras de Granadilla y el Valle del Alagón. Por tanto, son muchos los alicientes paisajísticos, culturales, arquitectónicos, etnológicos y gastronómicos que invitan a conocer esta parte de Extremadura.

Si os acercáis a Las Hurdes os sorprenderá como parece que se ha detenido el tiempo y se respira un ambiente que nos devuelve a nuestra niñez cuando corríamos en libertad por las calles de los pueblos.

Son muchos los rincones que se pueden disfrutar y que merecen la pena recorrer en Las Hurdes. Nosotros vamos a hacer un recorrido destacando los puntos de interés más significativos de los 6 municipios que forman Las Hurdes, pero os aseguramos que hay muchos más.

Caminomorisco:

Meandro Melero, Cáceres

Meandro Melero

Sin duda, la zona más conocida y visitada del municipio de Caminomorisco es Riomalo de Abajo. Aquí se ubica el impresionante Meandro de Melero que forma un giro caprichoso sobre el río Alagón. Para ver este paraje natural podemos ir hasta el mirador de La Antigua, al que se puede llegar en coche; o si nos apetece caminar, hacer la Verea de Pescadores. La mejor época para hacer la senda y asomarnos a la atalaya sobre el meandro Melero para verlo en todo su esplendor es en primavera con las jaras y los brezos florecidos.

Chorreón del Tajo, Caminomorisco

Chorreón del Tajo

Menos conocido, pero igualmente impresionante es el Chorreón el Tajo. Se accede por una pista forestal, no apta para personas con vértigo, que parte de Caminomorisco. La mejor opción es ir en bicicleta o a pie, pero se puede acceder en coche hasta el mirador de Alavea. Desde la atalaya tenemos una panorámica impresionante del chorro de agua del río Alavea al descender por el valle.

Otro de los atractivos de la zona son las piscinas naturales que ha creado el río Ladrillar a la entrada del pueblo de Riomalo de Abajo. Sin olvidar, la arquitectura típica hurdana de casas construidas en piedra y pizarra. De hecho, en esta zona se pueden adquirir pequeñas casas hurdanas de piedra en las numerosas tiendas de artesanía que hay.

Casar de Palomero:

Callejuelas de Las Hurdes

Callejuelas de Las Hurdes

Es la zona de las Hurdes que menos hemos visitado. Pero podemos deciros que conserva vestigios bien conservados de poblaciones judías, cristianas, romanas e incluso grabados en canchales pertenecientes al Neolítico superior.

En Casar de Palomero podemos pasear por el antiguo barrio judío con calles estrechas y encajonadas para dejarnos sorprender por antiguas sinagogas y mezquitas. Y si el tiempo acompaña y nos apetece, podemos ir hasta el cauce del río Los Ángeles y darnos un refrescante chapuzón. Son numerosas las zonas de baño en esta parte de Las Hurdes, así que no olvidéis el bañador.

Toma nota: Las Hurdes es atravesada por la carretera EX-204. Para disfrutar de los parajes vírgenes y naturales hay que perderse por la comarca. Una buena opción para pernoctar es La Posada del Casar. Un hotel rural donde relajarse y degustar los platos típicos hurdanos es un placer para los sentidos.

Casares de Las Hurdes:

Floración de los cerezos en Las Hurdes

Floración de los cerezos

Casares de Las Hurdes es el “balcón de las Hurdes”. Desde sus cumbres se divisa el amplio valle con los huertos y bancales ganados a la montaña y labrados con cerezos y pinares.

Por este motivo, la mejor época para visitar esta zona es en primavera coincidiendo con la floración de los cerezos. La población de Carabusino ofrece una panorámica espectacular con un manto blanco que se extiendo por el valle y las alquerías que se han formado en torno al río Hurdano.

Si queremos profundizar en la arquitectura negra hurdana, no debemos perdernos las alquerías de Las Heras o La Huetre donde aún se conservan edificaciones populares en buen estado.

Ladrillar:

Las Hurdes

Zona de baño de Las Hurdes

El Ladrillar lo forman las alquerías de Riomalo de Arriba, Las mestas y Cabezo. Las tres cuentan con zonas de baño muy frecuentadas y apreciadas por los turistas como la piscina natural de la Cueva del Tío Leoncio (Ladrillar) o el Charco la Olla (Las Mestas).

Si nos acercamos a la zona sudeste de Las Hurdes, podremos disfrutar de edificaciones de diseño hurdano tradicional en Riomalo de Arriba y adquirir rica miel o el famoso Ciripolen de Las Mestas.

Las Batuecas, La Alberca, Salamanca

Sendero al Chorro de Batuecas

Una visita muy recomendable, aunque se encuentra en territorio salmantino, es el Santuario de las Batuecas. Un turbador paisaje natural rodea a este templo en el que se puede hacer una ruta de senderismo y adentrarnos en una garganta preciosa en la que hay zonas de baño, canchales con pinturas rupestres, cascadas y, sobre todo, mucha naturaleza en estado puro.

 Nuñomoral:

Senda Chorro de la Meancera (Miacera)

Chorro de la Meancera (Miacera)

Son varias las alquerías que forman el municipio de Nuñomoral. La más conocida y visitada es El Gasco. Aquí se esconde un precioso tesoro natural, El Chorro de Meancera. Una impresionante cascada que se desliza en varios saltos de agua hasta alcanzar una alberca en la que es posible sentir el vapor de agua. El sendero hasta el salto de agua es sencillo y está correctamente señalizado. Motivo por el cual, en alguna época del año está bastante frecuentado, pero aún, así merece la pena.

Senda El Gasco-Martilandrán

Senda El Gasco-Martilandrán

Desde este mismo emplazamiento podemos disfrutar de un agradable paseo por la naturaleza junto al serpenteante río Malvellido y sus pintorescos meandros. Además, nos permitirá acercarnos hasta otras dos bonitas alquerías de Nuñomoral: La Fragosa y Martilandrán. La travesía entre El Gasco y Martilandrán está señalizada y es un auténtico placer para los sentidos.

Pinofranqueado:

Asentamiento Despoblado El Moral (foto cedida por somoshurdes.com)

Pinofranqueado es centro neurálgico de Las Hurdes. Cuenta con varias alquerías que se encuentran diseminadas a la orilla de los cauces fluviales, lo que le permite tener una amplia red de senderos y caminos en los que los amantes del trekking podrán dar rienda suelta a su afición.

Horcajo es una de las alquerías que se encuentra ubicada en la confluencia de dos ríos: Horcajo y el arroyo del Risco que desciende raudo arrastrando las aguas de la montaña. Para conocer mejor el terreno montañoso y sus veredas abruptas y virginales podemos realizar un pequeño paseo hasta el Despoblado del Moral. Un antiguo conjunto de corrales construidos en piedra y pizarra que daban cobijo al ganado en la época de la trashumancia y que en la actualidad están en desuso, pero en un aceptable estado de conservación.

Ruta petroglifos del Tesito de los Cuchillos o de la Zambrana, Las Erías, Castillo, Las Hurdes

Tesito de los Cuchillos o de la Zambrana

 

¿Te gustan los alojamientos en un entorno rural? Nosotros nos hospedamos en Ramajal Rural para conocer la zona suroeste de Las Hurdes. Nos encanta su terraza con vistas a los campos de cultivo y su tranquilidad.

Otro antiquísimo pueblo es Erías. En esta alquería aún se ven vestigios árabes como una almazara de aceite construida con materiales muy hurdanos como la pizarra. También abundan los petrogriflos, que podemos ver siguiendo el antiguo camino que unía las pedanías de Erías y Castillo. Los grabados en piedra del Tesito de los Cuchillos o de La Zambrana son un plan perfecto si nos desplazamos al Valle de Esperabán con niños.

Senda Chorrituelo de Ovejuela, Las Hurdes

Chorrituelo de Ovejuela

Uno de los pueblos que más nos gusta es Ovejuela. Sus calles estrechas y empinadas invitan a pasear con relajo y desahogo. Sus casas son una clara muestra de la arquitectura hurdana con pequeñas ventanas, mampostería de piedra y tejados de lajas de pizarra. Pero, por si esto es pareciera poco. Cerca del pueblo hay un precioso salto de agua: El Chorrituelo. Una cascada a la que se accede tras cruzar la piscina natural por unas pasarelas de madera. Un entorno natural precioso, al que puede acceder toda la familia.

Puente de los Machos, río de los Ángeles, Ovejuela, Las Hurdes

Ovejuela – Puente de los Machos

Otro recorrido natural entre jaras, brezos y bosques de pinos que podemos hacer en bicicleta o en coche es el que nos acerca a las inmediaciones del río de Los Ángeles. Aquí, podremos ver las Ruinas del Convento de los Ángeles y el Puente de los Machos. Este último es una peculiar y singular construcción que se mantiene en pie, año tras año, desde el s.  XIII sin ningún tipo de argamasa.

Si aún deseamos adentrarnos más en el valle, antes de abandonar Las Hurdes, no debemos perdernos los miradores hacia la Cascada de los Ángeles. Un impresionante salto de agua de unos 250 m de altura que cae sorteando el agreste terreno montañoso.

Código ético: el artículo Las Hurdes: pueblos y rutas qué ver y hacer con niños está basado en nuestra propia experiencia, pero contiene enlaces de afiliados. Esto quiere decir que, si adquieres servicios a través de nuestro blog, recibimos una pequeña comisión, pero no incrementa el precio final del producto. De esta forma, nos ayudas a continuar con el blog.

Sígueme

Deja un comentario


Looking for Something?