Inicio ESPAÑA CASTILLA Y LEÓN ERMITA Y CASCADA DE SAN PEDRO EN RIBOTA DE SAJAMBRE CON NIÑOS

ERMITA Y CASCADA DE SAN PEDRO EN RIBOTA DE SAJAMBRE CON NIÑOS

0
Ermita de San Pedro de Orzales

La ruta hasta la Ermita de San Pedro de Orzales es una de las más sencillas que se pueden hacer en el Valle de Sajambre. Además, si las lluvias han sido copiosas podremos deleitarnos con la belleza de la cascada que hay tras el templo.

Elegir rutas para hacer con niños pequeños en el Valle de Sajambre no siempre es fácil. Aunque el terreno en esta parte del Parque Nacional de Picos de Europa no es especialmente abrupto, ni irregular, sí que es cierto que muestra pronunciados desniveles. Por ese motivo, la senda hasta la Ermita y la Cascada de San Pedro de Orzales es ideal para familias con hijos de corta edad. E igualmente, es muy bonita e interesante para todos aquellos que sólo deseen dar un paseo por el paraje natural o realizar una ruta sin grandes complicaciones.

Cómo llegar a la Ermita de San Pedro de Orzales:

Tramo compartido con la Ruta de los Pueblos de Sajambre

Para poder realizar esta interesante excursión hay que desplazarse hasta Ribota de Sajambre (León), perteneciente al municipio de Oseja de Sajambre.

Tenemos que aparcar en el barrio de Ribota de Arriba, junto a la carretera N-625 que traemos desde Oseja, o desde el desfiladero de Los Beyos, si venimos desde Asturias.

Para encontrar bien el inicio de la ruta, vamos a tomar como referencia un pequeño puente en la N-625, a la altura de Ribota. Al dirigirnos en dirección al desfiladero de Beyos, unos metros después del puente sobre el arroyo Monarga, sale un camino asfaltado por la derecha que tiene un cartel con el inicio de la ruta hacia la Cascada de San Pedro.

Itinerario Ruta de la Ermita y Cascada de San Pedro de Orzales

Ribota, un pueblo con hórreos y paneras

Comienzo del camino hacia la Ermita de San Pedro de Orzales

La pista hormigonada enseguida pasa a ser un camino de tierra amplio que comparte trazado con el PR de la “Ruta de los Pueblos de Sajambre”, señalizada con marcas blancas y amarillas.

Según vamos dejando atrás el poblado de Ribota, vamos apreciando la presencia de las paredes verticales de roca caliza, características de Picos de Europa.

Cuando llevamos recorridos unos 400 m desde la señal de inicio, el camino se bifurca. Tenemos que coger el ramal de la izquierda, abandonando la señalización del PR, para ir hacia la cascada. A partir de ahora, el recorrido está sin balizar, pero no hay pérdida, es muy sencillo.

Ermita y cascada de San Pedro

Inmediaciones del puente sobre el río de San Pedro

Descenderemos pronunciadamente por un camino forestal, amplio y claro, que se interna en un bosque de hayas, castaños y acebos. El paseo es muy agradable y nos lleva hasta la ribera del río de San Pedro.

Salvaremos el cauce del arroyo por un puente de madera, y tras superar un leve repecho, estaremos en una vasta y despeja pradera en la que se alzan los restos de la ermita de San Pedro. Este templo data del s. XIII-XIV, y está ubicado en un paraje excepcional, rodeado y protegido por paredes verticales moldeadas hacia millones de años por la glaciación.

Ermita de San Pedro de Orzales

Precisamente por estas hirsutas paredes se despeña el Salto de San Pedro, una cascada que sólo hace acto de presencia en épocas de abundantes lluvias. Cuando nosotros estuvimos no había ni rastro de agua. De todas formas, es difícil ver deslizarse el caudal del río San Pedro en este lugar, porque las aguas se guían hacia la central eléctrica. Por tanto, solo cuando la canalización no puede absorber toda el caudal, se ve la Cascada de Ribota. Pero, de todas formas, el enclave natural merece la pena por su belleza y majestuosidad.

Os dejamos un vídeo cedido por el alojamiento rural El Encanto del Valleval para que veáis el Salto de San Pedro en todo su esplendor.

https://mifamiliaviajera.com/wp-content/uploads/2021/12/262276752_3199755130270566_3197361621949919592_n.mp4
Vídeo cedido por Casa Rural «El Encanto del Valleval»

Una vez disfrutado del entorno y hecho un merecido receso, sólo queda desandar el camino hasta Ribota. Os recomendamos visitar el pueblo que tiene un encanto especial y el que se pueden ver hórreos y paneras en perfecto estado de conservación. Será el punto y final perfecto, a una sencilla, pero agradable excursión.

Dónde alojarse en el Valle de Sajambre

Además del alojamiento rural del Encanto del Valleval nombrado anteriormente y que es ideal para estancias con niños, encontraréis otras opciones de hospedaje para vuestra escapada al Valle de Sajambre en Booking:

Booking.com

También te puede interesar:


Galería de fotos:

Ermita de San Pedro de Orzales

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario Cancelar respuesta

Salir de la versión móvil