SENDERISMO CON NIÑOS ¿CÓMO EMPEZAMOS?

Senderismo_con_niños_Como_empezamos

Senderismo con niños

 

Todo el mundo (o casi todo el mundo) está de acuerdo en las ventajas de salir al campo con los niños y los beneficios que el senderismo aporta para todos.

También es cierto, que es mucha la gente que se queda en las buenas intenciones y no sale por miedo o desconocimiento, y por la argumentación “yo no tengo experiencia, nunca he hecho senderismo ¿cómo voy a aventurarme a hacerlo con mis hijos?”

Desde nuestro punto de vista, es más peligroso (si se puede llamar así) el padre con experiencia montañera, o el plurideportista capaz de todo (pues suelen pecar de excesivas expectativas, se meten en rutas demasiado largas, no respetan ritmos, no entienden que esto va de jugar…), que aquél que con prudencia quiere empezar a salir a la naturaleza.

Dicho esto ¿Quieres empezar a ir de excursión con tus hijos? He aquí una serie de indicaciones de cómo, cuándo y dónde empezar…

Senderismo_con_niños_Como_empezamos

Lo más fácil es el cuándo…

Ya, puedes empezar mañana mismo, se puede ir al campo con niños de cualquier edad ( cómo comentábamos en el enlace: Senderismo con niños: a cada edad lo suyo).

Sí que es cierto, que es más complicado empezar con un preadolescente que con un niño de 6 años, o que es más difícil entretener a un niño de 3 años y caminar con él que a uno de 8.

Edad ideal no hay, así que no la tengas en cuenta para decidirte a empezar. Sí debes tenerlo en cuenta para el tipo de actividad que le ofreces.

Senderismo_con_niños_Como_empezamos

¿En qué estación del año?

Las mejores épocas son la primavera y el otoño, por cómo se encuentra la naturaleza y las condiciones de no excesivo frío o calor. No obstante, habrá que estar pendientes de la previsión meteorológica y no comenzar esta experiencia pasados por agua, o con un día de primavera tan frío como el más crudo invierno.

Hay que tener en cuenta, que, en montaña, los días de verano no muy calurosos son como la primavera en zonas no montañosas, es decir, de temperaturas suaves y adecuadas para iniciarse.

Senderismo_con_niños_Como_empezamos

¿Dónde empezamos?

Cerca, que el viaje no sea muy largo, en alguna zona próxima donde haya rutas de senderismo o vías verdes trazadas.

La ruta debe ser a nuestro modo de ver, una ruta señalizada (un sendero de pequeño recorrido, una ruta interpretativa) y a poder ser, que incluya varios atractivos en su discurrir (distintas cosas que ver).

Senderismo_con_niños_Como_empezamos

Senderismo_con_niños_Como_empezamos

La ruta debe ser lo más sencilla que podamos, evitando cualquier referencia a terreno escarpado, paso delicado, vadeo de corriente, terreno incómodo… etc.

Escogeremos una ruta que tenga buenas reseñas o que aparezca en varias guías y estudiaremos su recorrido para tener claro que, en estas primeras veces, no va a sorprendernos ningún imprevisto.

Es importante que leamos varias descripciones, pues el hecho de ser un sendero homologado, no es equivalente de buena señalización en según qué zonas.

Estudiaremos el plano, para familiarizarnos con su lectura y si es necesario, comenzar a entender la representación del relieve en los mapas topográficos.

Si la ruta tiene un perfil MIDE. Debe ser de perfil inferior a Medio 1, Itinerario 2, Desplazamiento 2 (mejor si es 1), Esfuerzo 2.

Senderismo_con_niños_Como_empezamos

¿Cómo empezamos?

Nosotros aconsejamos que siendo poco ambiciosos. Con rutas o excursiones cortas para todos, que todo el mundo venga satisfecho y no demasiado cansado, que quede sensación de “querría haber hecho más” y “esto no es tan duro como pensaba…”.

No hace falta invertir en equipo especial para una primera vez, con unas deportivas, chándal y la mochila de diario podemos probar (si hemos elegido una ruta muy sencilla como hemos aconsejado). Una vez probado si vamos a seguir, sí que recomendamos equiparse y comprar el material adecuado.Senderismo_con_niños_Como_empezamos

Lo fundamental es la actitud con la que empezamos: Con entusiasmo y ganas, que se nos vea ilusionados y transmitamos alegría. Con talante de jugar y descubrir, de explorar e imaginar, de investigar y sorprendernos con todo lo que nos rodea.

La salida al campo debe ser vivida por los niños como una aventura en la que todos disfrutamos juntos.

Si conseguimos que esta primera vez sea también con otros niños, ¡ideal! Lo mejor es empezar con alguna familia con la que tengáis confianza para poder decidir qué hacer juntos si algo no va bien.

Aunque no pasa nada, si estas primeras veces decidimos ir solos por ver cómo nos encontramos toda la familia con la nueva experiencia. Tiene la ventaja de poder cambiar a tu antojo si la cosa se tuerce sin contar con otros.

Y, lo más importante, es la voluntad de ofrecer a tus hijos esta experiencia enriquecedora para todos, empezar poco a poco e ir creciendo juntos en esta apasionante aventura.

Existen multitud de publicaciones que podéis consultar y páginas web, blogs y comunidades sobre el tema con las que podéis resolver dudas o compartir vuestras experiencias.

Desde nuestra escasa experiencia, pero nuestra total disposición, nos ponemos a vuestro servicio para lo que necesitéis…. ¡Mucho ánimo y empecemos!!!

Deja un comentario