QUÉ VER Y HACER EN CÓRCEGA EN 16 DÍAS: “la Isla de la Belleza”

-

Puerto de Bastia
Qué ver y hacer en Córcega – Puerto de Bastia

Córcega es una isla llena de contrastes, situada en el Mediterráneo, entre Francia e Italia. Es un territorio de monte bajo, playas paradisiacas, calas misteriosas, pueblos sobre acantilados y montañas de granito que apuntan a un cielo brillante y acogedor. En definitiva, es un destino privilegiado tanto para los amantes de los deportes al aire libre como para los que deseen disfrutar de unos días de relax y descanso.

¿Buscas un destino diferente? Apunta este roadtrip: te contamos qué ver y hacer en Córcega en 16 días. Si no puedes pasar tanto tiempo en la “Isla de la Belleza”, puedes elegir conocer sólo una zona de la isla o reducir las visitas.

Índice de Contenidos ocultar

Itinerario de 16 días en Córcega: Experiencias y lugares fascinantes

Capu Rosso, Piana
Panorámica calas del Mediterráneo- Capu Rosso

Qué ver en Córcega:

  1. Viaje en ferry desde Toulon (Tolón) a Bastia. Senda de los Aduaneros en Macinaggio y Bahía Tamarone.
  2. Nonza: pueblo encaramado a una roca sobre la playa. Saint Florent: el Saint Tropez corso. Bastia: la segunda ciudad de la isla.
  3. Playa de Ostriconi. L’Île Rousse: la ciudad tranquila. Sant’Antonio: uno de los pueblos más bonitos de Francia.
  4. Calvi: la capital de Balagne. Bosque de Bonifatu: un paraíso para los senderistas.
  5. Ruta fluvial Pont de Tuarelli –  Ponte Vecchiu: outdoor en Valle del Fango. Piana: uno de los pueblos más bonitos de Francia.
  6. Ruta en barco a las Reservas de Scandola y las calas de Piana: Patrimonio Mundial de la Unesco. Senderismo en las Calanques de Piana: Sentier du Château fort.
  7. Capu Rosso: senderismo con impresionantes vistas. Playa Arone.
  8. Gargantas de Spelunca: pozas naturales. Corte: pueblo encaramado a un promontorio que custodia la identidad corsa.
  9. Lago de Melo y Capitello, trekking.
  10. Cascadas del Inglés (Cascades des Anglais). Bastelica: la cuna del embutido corso.
  11. Bergeries des Pozzi, senderismo.
  12. Bonifacio: la ciudad más famosa de Córcega que se eleva sobre un acantilado de piedra blanca. Ruta en barco al Archipiélago de las Lavezzi.
  13. Porto Vecchio: alberga las mejores playas de Córcega. Playas de Rondinara y Palombaggia.
  14. Cascadas de Purcaraccia. Col de Bavella. Cascada Piscia di Gallo. Senderismo
  15. Playa de Roccapina. Sàrtene: bastión del independentismo corso. Ajaccio: capital de Córcega.
  16. Ciudad de las Tortugas. Islas Sanguinarias. Ferry Bastia – Toulon.

Consejos viajeros

Archipiélago de las Lavezzi, Bonifaccio
Playas de las Lavezzi

Cómo llegar a Córcega

Córcega cuenta con cuatro aeropuertos: Calvi, Ajaccio, Bastia y Figari. Las compañías aéreas viajan desde Francia, Suiza y Bélgica. La mejor forma de obtener un precio económico es consultar los horarios y tarifas de todas las compañías en el buscador de vuelos Skyscanner.

Otra forma de acceder a la isla es por barco. Hay cinco puertos: Bastia, Porto-Vecchio, Propiano, Ajaccio e Île-Rousse. Todos reciben embarcaciones desde Francia e Italia. Hay que sacar el billete del ferry con bastante antelación, sobre todo, si se viaja con el vehículo propio y es temporada alta.

Trámites administrativos

La isla francesa es parte integrante de la Unión Europea, por tanto, se rige por las disposiciones vigentes en temas de aduanas, visado, moneda y alquiler de vehículos.

Seguridad y alquiler de vehículos

La isla es segura para los turistas, incluso si se viaja en solitario. La mayor inseguridad está en las carreteras que son estrechas, sinuosas, mal pavimentadas y los conductores corsos tienen poca paciencia. Aun así, es la mejor opción para desplazarse por la isla. Alquilar un coche es prácticamente indispensable, sobre todo, en la zona de montaña. Si se viaja con niños es necesaria la silla infantil. Mientras que, el GPS es mejor llevarlo habilitado en el móvil porque es un cargo extra. No apuréis mucho para repostar el depósito porque no hay muchas gasolineras.

Restaurantes

La hostelería no es económica, al menos para la economía del español medio. Hay que fijarse bien en los precios y tener cuidado con el coste de las botellas de agua. En ocasiones es desorbitado.

Mejor época para visitar la isla

El clima es claramente mediterráneo. Veranos soleados y secos que contrastan con inviernos suaves. El último trimestre del año es el que registra mayores lluvias.

Cualquier estación del año es ideal para ir a Córcega. Los meses estivales presentan mayores aglomeraciones de turistas, mientras que el otoño y la primavera permite conocer la isla más auténtica y a unos precios mucho más económicos.

Salud

Aunque la Tarjeta Sanitaria Europea es válida, es mejor ir con un seguro de viajes. Así evitareis tener que abonar por adelantado los gastos médicos, de traslado o los medicamentos prescritos por un médico y luego tener que reclamarlos al llegar a España.

Una buena opción es Iati Seguros. Tienen varias modalidades de seguro, seguro que encontráis el vuestro.

Día 1: Ferry Toulon-Bastia (7h30min). Senda de los Aduaneros y Bahía de Tamarone.

Sentier des Douaniers
Sendero de los Aduaneros – Illes Finocchiarola

Embarcamos en el ferry de la compañía Corsica Ferries con retraso, rozando las 12 de la noche. Nos sorprende lo bien organizado que tienen el embarque de vehículos, en apenas unos minutos estamos preparados para dirigirnos a nuestros camarotes. Los billetes se pueden sacar con la opción de camarote. Si os queréis ahorrar este cargo podéis hacerlo, hay mucha gente, incluso con niños, durmiendo en sacos de dormir en los pasillos y descansillos del barco. Todo está limpio y se puede desayunar en los restaurantes y cafeterías de la embarcación.

Bahía de Tamarone, Macinaggio
Bahía de Tamarone

Nuestro primer contacto con Córcega es Bastia. El sol de primera hora de la mañana ilumina las fachadas y el puerto viejo, pero no vamos a visitar Bastia —lo dejamos para más adelante y eso que estamos hospedados en la ciudad—. Nos dirigimos a Cabo Córcega, más concretamente a Macinaggio. Desde el puerto parte el Sendero de los Aduaneros que permite recorrer la costa desde Punta di a Coscia hasta Barcaggio. Nosotros vamos a quedarnos en la Bahía de Tamarone. Considerada una de las mejores bahías del norte de Córcega. Hasta este arenal se puede llegar también en coche si no os apetece caminar. Es un lugar ideal para pasar un día en la playa: aguas limpias y cristalinas, y chiringuito.

Día 2: Visita turística a Nonza, Saint Florent y Bastia

Castillo medieval de Nonza en Córcega
Castillo medieval de Nonza
Panorámica del pueblo de Nonza
Panorámica del pueblo de Nonza

El segundo día madrugamos y nos dirigimos a Nonza. La carretera es sinuosa, pero las vistas son esplendidas. Nonza es un pequeño pueblo encaramado en un promontorio rocoso y con una altiva torre genovesa. Pasear por sus calles estrechas y empinadas sorteando casas blancas con tejados de pizarra, es todo un placer. No debemos abandonar la zona sin ir a la playa. Un extenso arenal de piedras negras. Una de las más bonitas de Córcega.

Saint Florent, el Saint Tropez corso
Saint Florent, el Saint Tropez corso

Después de comer nos vamos a Saint Florent. Un pequeño pueblo pesquero reconvertido al turismo. Esto se aprecia en las numerosas tiendas y en el animado puerto, en el que descansan lujosas embarcaciones. Hay que dejarse perder por la Ciudadela con las paredes de color arena y por la Catedral de Nebbio. Una vez disfrutado del encanto de esta ciudad, nos dirigimos a la playa de Roya. Otro tesoro. Un amplio arenal, de aguas poco profundas y pececitos de colores que mira al Saint Tropez corso.

Panorámica de Bastia desde el ferry
Panorámica de Bastia desde el ferry

En nuestro último día en Bastia, aprovechamos el atardecer para visitar la segunda ciudad más importante de la isla. Nos sorprende lo animados que están los bulevares y las terrazas. Y, lo bonito que es el Barrio antiguo con sus callejuelas retorcidas y estrechas que se dirigen en su mayoría al puerto.

Día 3: Turismo en la Playa de Ostriconi, L’Île Rousse y Sant’Antonio

Playa de Ostriconi, Córcega
Panorámica de la playa dunar de Ostriconi

Toca cambiar de alojamiento. Vamos a fijar como campamento base para los próximos dos días la localidad de Lumio.

Pero antes vamos a pasar la mañana en el paraje natural de Ostriconi. Un extenso arenal con dunas, en estado semisalvaje, que permite disfrutar del mar Mediterráneo y de la calma del delta que forma el río homónimo.

Bahía de LÎle Rousse en Córcega
Bahía de LÎle Rousse

Nuestra próxima parada nos lleva hasta la turística LÎle Rousse. Una agradable ciudad con callejuelas adoquinadas y un paseo marítimo que invita a dejarse seducir por el sonido cadencioso del Mediterráneo. Es imprescindible acercarse a la Península de Pietra, a pie o en el tren turístico, y contemplar el atardecer desde la torre genovesa.

Sant’Antonio en Córcega
Pueblo corso de Sant’Antonio

Ya con el ocaso del sol, decidimos aventurarnos por una carretera sinuosa y estrecha, e ir hasta uno de los pueblos más bonitos de Francia: Sant’Antonio. Situado en una atalaya rocosa, permite disfrutar de unas vistas espectacular a 490 m de altitud. Sus angostas callejuelas empedradas conducen a incontables rincones con un encanto especial. Tened en cuenta este destino porque es una visita imprescindible si viajamos a Córcega. —Las calles son peatonales y el coche se aparca en un aparcamiento de pago (2.5 €/año 2022). Hay que llevar el importe exacto. —

Día 4: La imponente ciudadela de Calvi y senderismo en el Bosque de Bonifatu

Ciudadela de Calvi
Ciudadela de Calvi
Entrada a la Ciudadela de Calvi en Córcega
Entrada a la Ciudadela de Calvi

La capital de la Balagne, Calvi, fue de las primeras ciudades corsas en erigirse como destino turístico. Celebra varios festivales y actos culturales a lo lardo del año. La Ciudadela y la playa ubicada en el golfo son sus mayores atractivos. El caso histórico es de libre acceso y permite contemplar unas panorámicas espléndidas del puerto y de los 4 kms de playa.

En Calvi se puede apreciar la arquitectura típica corsa con fachadas de colores claros, especialmente blancas u ocres. Aunque hemos de decir que, como en la mayoría de las ciudades de la isla, está en un estado de conservación inadecuado.

La playa de Calvi es ideal si se viaja con niños, apenas tiene profundidad y tiene unas preciosas vistas hacia la Ciudadela, pero la mayor parte del arenal es privado. El turismo es su principal fuente de ingresos y los bares, restaurantes y tumbonas se despliegan a lo largo de la playa.

Bosque Bonifatu
Bosque Bonifatu

Tras abandonar la ciudad natal de Colón, según los corsos, nos dirigimos al Bosque de Bonifatu. Este paraje natural fue una auténtica sorpresa, de hecho, no lo teníamos incluido en el roadtrip, pero nos lo recomendaron en la oficina de turismo. El aparcamiento en verano no es gratuito (5€/coche, año 2022), pero te dan un mapa de la zona con varias rutas balizadas. Da igual cual seleccionéis, todas se internan en un bosque de coníferas y árboles caducifolios que contrastan con crestas y aristas de colores rojizos. No os olvidéis el bañador porque hay múltiples pozas naturales de frescas y cristalinas aguas.

Día 5: Ruta fluvial por el Valle del Fango y visita a uno de los pueblos más bonitos de Francia: Piana

Pont de Tuarelli, Galéria
Pont de Tuarelli

Toca madrugar de nuevo para llevar a cabo una de las actividades que más nos gustó a todos. Hemos decidido conocer el Valle de Fango adentrándonos en el río de mismo nombre. Para ello, vamos a descender nadando por el río o saltando de roca en roca desde Pont de Tuarelli a Ponte Vecchiu. Al final, no realizamos todo el recorrido porque el agua estaba muy fría y los niños no aguantaron, pero, aun así, les encantó la experiencia. Si no os apetece mojaros o no tenéis escarpines para andar por el río, existe la opción de hacer el sendero que va paralelo al río a pie.

Calanques de Piana desde la carretera que une Porto con Piana en Córcega
Calanques de Piana desde la carretera que une Porto con Piana

Después de esta vivencia nos dirigimos a Piana, donde hemos alquilado un coqueto apartamento. La carretera que discurre desde Porto a Piana es terrible: estrecha, junto a un precipicio y con pocas medidas de seguridad. Pero, las vistas son preciosas. A pesar de la escasez de espacio, son numerosos los apartaderos que hay a lo largo de la vía para poder estacionar el coche y disfrutar de las vistas de las Calanques de Piana. Al atardecer está lleno de coches. Merece la pena subir hasta Piana, considerado uno de los pueblos más bonitos de Francia y asomarse a sus miradores hacia las Calanques.

Día 6: Ruta en barco a las Reservas Patrimonio Mundial de la Unesco de Scandola y las calas de Piana. Paseo por el Sentier du Château fort.

Reserva de Scandola
Reserva de Scandola
Bahía de Girolata en la Reserva de Scandola
Bahía de Girolata
Calanques de Piana
Calanques de Piana
Reserva Patrimonio Mundial de la Unesco de Calanques de Piana
Reserva Patrimonio Mundial de la Unesco de Calanques de Piana

Los barcos turísticos hacia las Reservas de Scandola y Piana parten desde la localidad de Porto. Son numerosas las empresas que realizan estos trayectos. Si no lleváis las excursiones contratadas os tocará preguntar en varias agencias hasta encontrar la que mejor se adapte a vuestras necesidades. No todas permiten llevar a niños a bordo. Para no perder mucho tiempo, lo mejor es llevar la reserva ya gestionada. Podéis contratar ésta y otras actividades con Civitatis, una empresa de turismo activo fiable y con buenos precios.

Sentier du Château fort
Calanques de Piana por el Sentier du Château fort

Nosotros realizamos los dos recorridos, por la mañana fuimos a la Scandola y por la tarde después de comer a las Calanques de Piana. Los dos enclaves naturales son preciosos, pero si tenéis que decantaros por hacer sólo uno, os recomendamos la Reserva de Scandola con escala en la Bahía de Girolata a la que sólo se puede acceder en barco. Las Calanques de Piana, a nuestro modo de ver, son más bonitas e impresionantes recorriéndolas a pie. Una buena ruta para conocer las Calanques es el Sentier du Château fort. Se trata de un paseo corto, pero con unas vistas impresionantes.

Día 7: Senderismo al Capu Rosso y tarde de relax en la Playa Arone.

Capu Rosso, Piana
Torre genovesa de Turghiu en Capu Rosso
Playa Arone, Piana
Playa Arone

A 6 kilómetros de Piana se ubica el Capu Rosso, un enclave natural extraordinario en el que se eleva la torre genovesa de Turguiu sobre un acantilado que se precipita hacia el mar. Aunque el recorrido no tiene dificultad, sí que implica cierto esfuerzo físico, por eso, lo mejor es ir luego a la cercana Playa de Arone. El arenal es amplio y tiene una gran vida marina. No olvidéis las gafas de esnorkel para observar el fondo del mar.

Día 8: Paseo por la Gargantas de Spelunca y visita a Corte

Gorges de la Spelunca, Porto
Gargantas de Spelunca

Hoy toca madrugar de nuevo y cambiar de alojamiento. Vamos a pernoctar en la localidad de Corte. De camino hacia el alma de la identidad corsa nos paramos a ver las Gargantas de Spelunca. Es una de las rutas más conocidas de Porto, pero eso no quiere decir que la carretera y el acceso sean buenos, todo lo contrario. Pero este inconveniente lo compensa un agradable paseo por un desfiladero entre Ponte Veechiu, en Ota, y Pont de Zaglia, perteneciente a Evisa.

Corte en Córcega
Corte
Calles del pueblo corso de Corte
Calles del pueblo corso de Corte

Ya en la ciudad de Corte, disfrutamos de una tarde muy agradable recorriendo el casco histórico de esta localidad. Desde la concurrida y animada Place Gaffory podemos ir hasta la Ciudadela que se eleva sobre un promontorio y da la sensación de que está en constante equilibrio sobre el pináculo.  Para tener las mejores panorámicas, hay que subir hasta un mirador que es de acceso libre. Desde aquí, las vistas son preciosas, se contempla la ciudad y los cultivos de los alrededores. En las inmediaciones se ubica el Musée de la Corse y un antiguo castillo. La entrada no es gratuita (5.30 €/entrada general y 3.80 € la entrada reducida), pero es una visita imprescindible para conocer el sentimiento independentista corso y la resistencia antigenovesa. Podéis tomar algo o cenar en la concurrida y vivaz Place Paoli, epicentro de la ciudad con terrazas y restaurantes.

Día 9: Trekking al Lago de Melo y Capitello

Lago de Melo y Capitello
Lago Melo
Lago de Melo y Capitello
Lago Capitello

Situados a tan solo 15 min de Corte, son una actividad imprescindible si se visita la zona centro de Córcega. Para iniciar el trekking es necesario ir hasta la Bergerie de Grotelle, en el Valle de Restonica. La carretera es de montaña y horrible. Aparcar el vehículo tiene un coste de 7 €. Pero, no penséis que vais a estar solos. Los Circos Glaciares de Melo y Capitello son uno de los puntos más emblemáticos y pintorescos de la isla.

Día 10: Cascadas del Inglés y visita a Bastelica, la cuna del embutido

En las inmediaciones de Bastelica es habitual ver cerdos sueltos por la carretera
En las inmediaciones de Bastelica es habitual ver cerdos sueltos por la carretera

Vamos a desplazarnos a Corte a Bastelica, conocida por ser una de las ciudades con mayor producción de los famosos embutidos corsos. Bastelica en sí, no tiene un gran atractivo, pero nosotros queríamos hacer una ruta de senderismo a las Bergeries des Pozzi. Para ello, alquilamos una casa con jardín preciosa que nos permitió disfrutar de unos atardeceres de ensueño.

Cascades des Anglais
Cascadas del Inglés

De camino desde Corte a Bastelica, paramos en Col de Vizzanova, en la localidad de Vivario. Aquí se encuentran las Cascadas del Inglés. Sólo hay que caminar aproximadamente un kilómetro para llegar a un paraje natural precioso. Una sucesión de cascadas y saltos de agua que se deslizan por un valle de coníferas, formando marmitas y pozas en las que está permitido el baño. El único inconveniente es que en verano está masificado.

Día 11: Senderismo Bergeries des Pozzi

Bergeries des Pozzi, Bastelica
Bergeries des Pozzi
Bergeries des Pozzi, Bastelica
Bergeries des Pozzi

Desde la estación de esquí de Bastelica, Val d’Ese, parte una ruta de senderismo hacia uno de los lugares más bonitos de Córcega. Las Bergeries des Pozzi son pozas erosionadas por corrientes de agua que se extiende a lo largo de una extensa pradera. Es un enclave natural muy fotogénico y agradable al que se puede llegar sin dificultad y que ofrece numerosos contrastes.

Día 12: Ruta en barco al Archipiélago de las Lavezzi y visita a Bonifacio

Archipiélago de las Lavezzi, Bonifaccio
Archipiélago de las Lavezzi

Este día vamos a realizar una de las excursiones que más nos gustaron de Córcega. Nos desplazamos hasta Bonifacio, donde pernoctamos 3 días, para coger un barco turístico e ir hasta el Archipiélago de las Lavezzi. Por las entradas no os preocupéis porque hay numerosas empresas en el puerto marítimo que ofrecen en viaje. Eso sí, os recomendamos reservar con una empresa que ofrezca parking gratuito para el coche. En Bonifacio sólo se puede aparcar en zonas privadas o muy lejos del centro, y es bastante caro.

Lavezzi es un conjunto de islas con rocas redondeadas y aguas cristalinas en el que podéis pasar el día y disfrutar del sol y de la playa. Eso sí, llevad todo lo necesario: agua, comida, crema solar… para pasar el día, porque allí no hay ningún tipo de establecimiento turístico.

Panorámica de Bonifacio
Panorámica de Bonifacio
Casas colgadas de Bonifacio
Casas colgadas de Bonifacio
Bonifacio en Córcega
Bonifacio
Bonifacio en el ocaso
Bonifacio en el ocaso
Anochecer con tormenta en Bonifacio
Anochecer con tormenta en Bonifacio

De regreso a Bonifacio es imprescindible hacer una visita sin prisas a esta preciosa localidad. Al atardecer, las calles de Bonifacio se vuelven bulliciosas, y las casas colgantes sobre los acantilados adquieren mayor belleza.

Hay que ir sí o sí, a la parte alta de la ciudad, a Saint-Roch. La subida implica un esfuerzo, y debido a la escasez de aparcamiento no queda otra que hacerla a pie. Pero esto no es malo, al contrario. El paseo por permitirá ver la capilla de Saint-Roch y la Iglesia de Saint-Érasme (s. XIII), dedicada al patrón de los pescadores. Así como, asomarnos desde el mirador a los acantilados más fotografiados de Córcega: Á pic de la Haute Ville y Grain de Sable. Sus sorprendentes paredes verticales, de unos 70 m de altura, erosionadas por la fuerza del oleaje no dejan indiferente a nadie.

La puerta de Génes da la bienvenida a una ciudadela, en la que destaca el bastión de l’Étendard o los Jardines des Vestiges. Desde la plaza de Manichella, hay unas hermosas vistas del estrecho de Bonifacio, y no lejos de allí, está la Escalera del rey de Aragón.

Nosotros llegamos tarde y no pudimos descender por los 187 escalones tallados en el acantilado y que llevan hasta el nivel del mar. Aunque, hemos de deciros que nos pareció un poco abrupto para los niños pequeños, y nada apto para las personas con movilidad reducida. Aun así, creo que lo hubiéramos intentado.

Cuenta la leyenda que todos los escalones fueron excavados en una noche por las tropas del rey de Aragón, durante el asedio a la ciudad corsa, en 1420. Aunque otros dicen, que fueron construidas por los monjes franciscanos para acceder a un manantial de agua potable. Quedaros con la versión que más os guste 😀.

Día 13: Porto Vecchio y las increíbles playas de Rondinara y Palombaggia

Iglesia de San Juan Bautista en Porto Vecchio
Iglesia de San Juan Bautista en Porto Vecchio
Playa de Rondinara, Bonifacio
Panorámica Playa de Rondinara
Playa de Palombaggia, Porto Vecchio
Playa de Palombaggia

Cómo ya hemos indicado en algún otro post sobre Córcega, Porto Vecchio nos decepcionó un poco. Los precios eran caros y las calles estaban abarrotadas de turistas. Pero sus playas compensaron este inconveniente. Rondinara y Palombaggia son simplemente, impresionantes. Aguas limpias y cristalinas que, sin duda, te trasladan a enclaves paradisiacos.

Día 14: Senderismo a las Cascada de Purcaraccia, Col de Bavella y Piscia di Gallo

Cascadas de Purcaraccia
Cascadas de Purcaraccia

Este día lo dedicamos a realizar senderismo por el sur de Córcega. En primer lugar, nos desplazamos hasta el puerto de Bocca di Larone (Solenzara), para comenzar un sendero agreste, pero muy bonito hasta las Cascadas de Purcaraccia. Los saltos de agua, marmitas y pozas son preciosas, aunque la zona está un poco masificada.

Pináculos de Col de Bavella
Pináculos de Col de Bavella
Virgen de Bavella en Córcega
Virgen de Bavella

Como esto nos supo a poco, decidimos ir hasta Col de Bavella para ver uno de los enclaves más sorprendentes de la Isla de la Belleza. Para ello, tomamos la carretera D268 una de las más bonitas de Córcega con paisajes de frondosos y salvajes bosques por la que serpentea la vía hasta alcanzar las agujas de Bavella. La zona, como todo aquí, está concurrida en verano, pero merece la pena aparcar el coche y pasear por el collado con vistas a un sistema montañoso con esbeltos pináculos rocosos.

Piscia di Gallo
Pipí de Gallo

Muy cerca de este punto, se encuentra el embalse de L’Ospédale y el paraje de la Cascada de Piscia di Gallo. Por tanto, de camino de regreso a Bonifaccio, realizamos una parada para ver el salto de agua. El sendero es sencillo, salvo en su parte final, y discurre por un espeso bosque de coníferas, donde se alterna caprichosas rocas con formas ovaladas. Un paseo agradable para poner punto y final a nuestra estancia en la zona.

Día 15: Visita al pueblo de Sartène y a la playa de Roccapina

Calles de Sàrtene en Córcega
Calles de Sàrtene
Église Sainte Marie de l'Assomption en Sàrtene
Église Sainte Marie de l’Assomption en Sàrtene

Van finalizando nuestras vacaciones y de viaje hacia Ajaccio, donde vamos a pernoctar antes de coger de nuevo el ferry, pararemos en Sarténe.

Sartène es la ciudad corsa en la que más se respira el anhelo de independencia, aunque es un pueblo agradable y acogedor con los turistas. Sus calles son empinadas, estrechas y adoquinadas y confluyen en una pequeña, pero coqueta plaza, en la que se concentra la mayor oferta de establecimientos gastronómicos.

Playa de Roccapina, Sartène
Panorámica playa de Roccapina

Pero el gran tesoro, a nuestro modo de ver, de esta localidad es la playa de Roccapina. Un arenal de aguas cristalinas y tranquilas que desprenden colores azulados y turquesas en contacto con los rayos de sol. Un paraíso para los niños, y por supuesto, para los adultos.

Día 16: Ajaccio, la Ciudad de las Tortugas y las Islas Sanguinarias

Tortugas de A Cupulatta
Tortugas de A Cupulatta
Ciudad de las Tortugas de A Cupulatta
Ciudad de las Tortugas de A Cupulatta
Ciudad de las Tortugas
Ciudad de las Tortugas

Es nuestro último día en Córcega y no queremos desperdiciar ni un solo minuto. El día anterior después de acomodarnos en nuestro alojamiento en Ajaccio, fuimos a la playa de Ricanto, a ver atardecer sobre la bahía.

Al día siguiente, nos levantamos con mucha energía y lo primero que hacemos es ir hasta la Ciudad de las Tortugas de A Cupulatta. Está a 21 km de la ciudad, pero nos han dicho que es una visita imprescindible con niños. Hemos de decir que a nosotros nos desilusionó un poco, a pesar de las recomendaciones, aunque a los niños sí que les hizo gracia ver las numerosas especies terrestres que tienen en el parque. Aun así, no nos parece una visita imprescindible.

Illes Sanguinaires, Ajaccio
Islas Sanguinarias

Nuestro siguiente destino son las Islas Sanguinarias. Este enclave si merece la pena y mucho. Salpicado de pequeñas calas y con un paseo marítimo precioso, ofrece unas vistas espléndidas de los islotes que se elevan sobre el nivel del mar y que se tiñen de color rojizo al atardecer. En nuestro caso, este fenómeno lo vimos desde el ferry porque estuvimos por la zona en las horas centrales del día. Aunque si tenéis la opción, os recomendamos el paseo en barco al atardecer por las Islas Sanguinarias. Es todo un espectáculo natural

Ajaccio en Córcega
Ajaccio
Catedral de Nuestra Señora de la Asunción
Catedral de Nuestra Señora de la Asunción

Las últimas horas en Córcega las dedicamos a la ciudad de Ajaccio. De forma que paseamos un poco apesadumbrados, pero a la vez felices, por la zona amurallada de la Ciudadela, antes de subirnos al ferry y decir adiós a la Isla de la Belleza.


Planifica tu viaje:


Ana Elvira Picado
Ana Elvira Picado
Siento fascinación por los viajes, por los paisajes de ensueño y las culturas diferentes a las que me ha tocado vivir, por eso quiero compartir y difundir en este blog las experiencias más motivadoras y las vivencias más enriquecedoras que realizo junto a mi familia. Espero que os sean de ayuda para seguir manteniendo vivo el sueño de viajar.

Deja un comentario

Libro Asturias en familia
Asturias en familia
Excursiones con niños Pirineo Navarro
Pirineo Navarro con niños
Excursiones con niños por el Pirineo aragonés
Pirineo Aragonés con niños
Excursiones con niños Castilla y León
Castilla y León con niños
Senderismo y montaña con niños
Senderismo y montaña con niños