Las mejores estaciones de esquí para pasar un fin de semana en familia

Entrada patrocinada
Las mejores estaciones de esquí

Durante el invierno, hacer una escapada para esquiar con los niños es uno de los grandes hitos de estos meses. Así, a través de la combinación de naturaleza y deporte, podremos disfrutar de los más pequeños pasando unos días en la nieve en familia. Podrás encontrar todas las ofertas de un fin de semana de esquí con Esquiades.com.

A continuación, abordamos algunas de las mejores estaciones de esquí para pasar unos días con los más pequeños.

Grandvalira

Una de las mejores opciones para pasar un fin de semana en la nieve con la familia es la estación andorrana de Grandvalira. En este sentido, uno de los motivos que la convierten en una estación perfecta para los más pequeños es que cuenta con tres zonas temáticas infantiles.

Así, en primer lugar, encontramos el Mont Magic, una zona basada en las leyendas del país. Dividida en tres áreas, podríamos definir este espacio como un lugar mágico, divertido y diferente.

En segundo lugar, están los circuitos Imaginarium; un total de tres circuitos (Circuito Supertúnel, Imaginarium Forest y Bababum Circus), en los que los niños estarán acompañados de simpáticos personajes que los guiarán durante todo el trayecto.

Además, la estación de Grandvalira también cuenta con un tercer espacio destinado a los niños: el Imaginarium Park. En él podremos encontrar una divertida zona con motos de nieve para peques, toboganes, raquetas… todo lo imprescindible para que los niños se lo pasen lo mejor posible.

Formigal-Panticosa

Localizada en el Pirineo Aragonés, la estación de Formigal-Panticosa es un verdadero parque de atracciones para los niños. En ella los más pequeños se lo pasarán estupendamente, sobre todo, teniendo en cuenta que la estación dispone de profesionales especializados que cuidarán a los más pequeños mientras los padres esquían, garantizándoles la mayor diversión.

La estación cuenta, además, con algunos espacios especialmente reservados para pasar un buen rato con los niños. Así, en el sector de Panticosa se encuentra el Bosque Animado, una pista temática alrededor de los animales que habitan o habitaron en el pasado el Valle de Tena.

Asimismo, para que los niños disfruten al máximo del esquí, la estación cuenta con una especie de ginkana bautizada como Formigal-Panticosa Challenge. Este juego se extiende a lo largo de toda la estación, a lo largo de la cual los niños deberán ir encontrando diferentes pruebas a partir de las pistas facilitadas.

Baqueira Beret

Además de las tradicionales pistas, la estación de Baqueira Beret cuenta con tres jardines de nieve. De este modo, mientras los padres esquían, los más pequeños podrán disfrutar jugando con la nieve de una forma tranquila. Los jardines se encuentran en tres espacios diferentes: uno está en Baqueira 1.800, otro en Beret y un tercero en Bonaigua.

Igualmente, la estación de Baqueira Beret, en el Pirineo Catalán, dispone de una escuela de esquí orientadas exclusivamente al aprendizaje de los más pequeños de este deporte. Así, a través de esta escuela, los niños aprenderán a esquiar de una forma amena y divertida, al tiempo que entran en contacto con el medio natural del entorno.

Sierra Nevada

Las pistas para niños de Sierra Nevada están cargadas de sorpresas. Tanto en las pistas del Mar como del Bosque, ubicadas en la zona de Borreguiles, los niños se irán encontrando con diferentes animales, tanto terrestres como marítimos, a medida que descienden. Asimismo, todos aquellos que se animen a experimentar por un rato el free style en el esquí, podrán hacerlo en la zona denominada Kids Park.

De la misma forma, en la estación de Sierra Nevada también existe el espacio infantil conocido como Mirlo Blanco, en Pradollano. En él los niños podrán divertirse en su particular montaña rusa, en su alfombra mágica o en su castillo hinchable.

Esquiar y familia

Pasar un fin de semana de esquí en familia es uno de los mejores regalos que podemos hacer a nuestros hijos durante el invierno. El gusto por la nieve y el esquí se hereda, así que por qué no dejarles ese pequeño legado a nuestros hijos. De cualquier forma, nos guste más o menos el esquí, la experiencia de pasar unos días en la nieve es todo un sueño para cualquier niño.

En este sentido, reservar unos días para refugiarse en la nieve es una buena forma de tomar un respiro de la rutina y aprovechar para disfrutar de la familia al 100%. Además, la desconexión en estos casos acostumbra a ser completa, puesto que estaremos en parajes naturales impresionantes, combinando la práctica del esquí con el contacto con la naturaleza.

Unos días de esquí al año pueden suponer todo un ritual para cualquier familia. Una actividad compartida para disfrutar con los hijos, potenciando los vínculos familiares y el disfrute compartido. Además, si el esquí gusta a toda la familia, esta es una práctica que podremos disfrutar años tras año, cuando los niños se hagan mayores e incluso cuando estos tengan sus propios hijos. 

Sígueme
Entrada patrocinada

Deja un comentario


Looking for Something?