Inicio FRANCIA Carcassonne CIUDAD MEDIEVAL DE CARCASSONNE CON NIÑOS

CIUDAD MEDIEVAL DE CARCASSONNE CON NIÑOS

0
Puerta de Narbonnaise
Puerta de Narbonnaise

Carcassonne es una las ciudades más bonitas que podemos visitar en Francia. Una villa medieval que conserva un importante patrimonio cultural. Entre los muchos tesoros que alberga destaca el Castillo y las Murallas de Carcasona.

Habíamos oído hablar maravillas de la ciudad de Carcassonne y en cuento hemos tenido la oportunidad nos hemos escapado a esta bonita villa medieval francesa. A camino entre Perpiñán y Toulose, rodeada de viñedos, se ubica una de las fortalezas mejor cuidadas de Europa. Es un destino ideal para pasar unos días, sobre todo, por su cercanía a Cataluña y a Aragón. Carcassonne no es solo una ciudad medieval, es mucho más, y ofrece numerosas actividades para realizar en familia. A nosotros se nos quedó un poco pequeña la estancia en esta bonita ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Qué ver y qué hacer en Carcassonne:


Murallas y Castillo de Carcasona

Hay tres zonas bien diferenciadas e imprescindibles que se deben visitar:

  • El Puerto y el Canal du Midi
  • La Ciudadela Medieval
  • Bastida de San Luis, correspondiente al centro de la ciudad.

Puerto y Canal du Midi

Canal de Midi

El Canal de Midi tiene una longitud de 240 kms. Une las localidades de Toulouse y Séte, y a lo largo de este recorrido hay 63 esclusas, 55 acueductos y 133 puentes y canales. Se junta al Canal de Garonne, en la zona denominada Canal de los Dos Mares.

Esta obra de ingeniería hidráulica, construida para unir el océano Atlántico con el mar Mediterráneo, es uno de los atractivos de la ciudad de Carcassonne. Aprovechad la calma de sus aguas para recorrer los canales a pie, en bicicleta o en barco. El mayor atractivo está en reservar una plaza en una gabarra —barcas de 2 a 12 plazas— para disfrutar de los encantos del Midi. Pero también hay barcos turísticos que surcan las aguas.

El precio de los cruceros es de unos 10 € por persona aproximadamente y la excursión dura, en torno a las 2 horas. Mientras que media jornada de alquiler de bicicleta son unos 14 €.

La Ciudadela Medieval de Carcassonne

Ciudad medieval de Carcassonne

La Ciudadela es, sin dudas, el emplazamiento más visitado de Carcassonne. Sus calles estrechas y adoquinadas, reciben cada año a miles de turistas y visitantes. No esperéis estar solos en esta parte de la ciudad. Pero pese a este inconveniente, recomendamos la visita. La villa es preciosa.

A la ciudad medieval se accede de forma gratuita por la Puerta de Narbonnaise o por la Puerta d’Aude si se viene de la Bastida de San Luis.

Carcassonne iluminado – Puerta de Narbona

La Puerta de Narbona es el acceso principal y tiene un puente elevadizo para entrar en el casco histórico. Si se quiere ver la zona de Lizas y la muralla exterior hay que girar a la izquierda en el portón para ver las Lizas altas y a la derecha para ir a las Lizas bajas. Ambas son un espacio entre las dos murallas, que ha tenido múltiples destinos, desde viviendas para las personas más humildes hasta emplazamiento de entrenamiento militar.  

Una vez visitada esta zona, accedemos a la ciudad amurallada. La Ciudadela está llena de pequeñas tiendas con recuerdos, juguetes y adornos para comprar y llevárselos a casa. Si vais con niños, vais a volver como mínimo con una espada de madera, ya os lo advertimos para que no sufráis 😊. Pero a cada paso que deis, habrá un rincón con un encanto especial que compensará cualquier otro sacrificio, como el Pozo Grande y el Pozo Pequeño.

Murallas de Carcasona

Es imprescindible entrar al Castillo y a las murallas de la Ciudadela de Carcassonne (Chateau Comtal). La visita por libre os llevará aproximadamente una hora y media y tiene un coste de 10 €/p.

El castillo es un símbolo del poder feudal con un total de 52 torres almenadas, distribuidas en una planta rectangular, y protegidas por una muralla galorromana de dos hileras. Sólo se puede acceder a una parte de las murallas medievales, las situadas al norte y al oeste, pero es suficiente para hacerse una idea de la magnitud de la construcción.

Basílica de Saint-Nazaire

No hay que abandonar Carcassonne sin ir hasta la Basílica de Saint-Nazaire. Una auténtica joya arquitectónica a caballo entre el estilo románico y gótico, cuyas vidrieras no dejan indiferente a nadie. La visita es gratuita, pero no se permite el acceso mientras se está oficiando algún acto religioso.

Por último, tenemos el Teatro Deschamps. Aunque, en este caso, sólo se puede ver desde las murallas si se contrata una visita guiada.

También hay varios museos dentro de la zona amurallada que pueden servir para completar la visita. Así, podéis conocer el Museo de la Escuela (3.50 €/p), el Museo de la Caballería (6€/p), y el más frecuentado, el Museo de la Inquisición (9.50 €/p).

Bastida de San Luis

Calle Bastida de San Luis

El casco histórico de Carcassonne está repleto de monumentos y edificios históricos. Si nos dirigimos hacia la Bastida de San Luis desde la Ciudadela, cruzaremos el Puente Viejo sobre el río Aude. Junto a él, encontramos la Capilla de Notre Dame de la Santé. No es el único monumento importante, paseando por sus calles veremos la Catedral de Saint Michel, el Museo de Bellas Artes, la Iglesia de Saint Vincent, desde cuyo campanario tenemos unas panorámicas de 360º sobre Carcassone, o la Fuente de Neptuno, entro otros. Todos ellos de entrada libre y gratuita.

Otros puntos de interés con niños


Fuegos artificiales Cascassonne
  • A 5 min de Carcassonne está el Lago de Cavayére. Un gran espacio natural para tomar un baño, hacer senderismo rodeando la laguna —ruta de 5 kms—, disfrutar de un picnic o divertirse en los parques acuáticos o de árboles ubicados en la zona.
  • Visitar las Grutas de Géant de Cabrespine, una de las 10 más bonitas de Francia y que cuenta con una pasarela de cristal sobre la sima.
  • El Parque Australien. Es un parque temático con zona de atracciones y zoológico con animales originarios de Australia.
  • Le Petit Train Cité de Carcassonne. Un pequeño recorrido en un tren turístico por la ciudad amurallada de Carcassonne.

Cómo veis la villa de Carcasona es una ciudad que permite viajar a través del tiempo, disfrutando de cada rincón y cada momento, y ofreciendo múltiples opciones de ocio para toda la familia.

Dónde alojarse en Carcassonne:


La oferta de alojamiento en la ciudad de Carcasona es inmensa, hay hospedajes de todos los gustos. Algunos son bastante caros, pero como es tan amplio y abundante el número de apartamentos, casas o habitaciones que se alquilan, se acaba encontrando el lugar perfecto para pasar unos días en la villa medieval y a un precio muy razonable.

Booking.com

También te puede interesar:


Galería de fotos:

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario

Salir de la versión móvil