Decálogo para llevar bien el confinamiento

Mirando al parque

Decálogo para llevar bien el confinamiento

El coronavirus nos ha sorprendido a todos con un confinamiento obligatorio que va a tener grandes consecuencias a largo plazo no solo a nivel económico, sino también a nivel educativo, psicológico y sanitario.

Hemos tenido que aparcar nuestros sueños y nuestras expectativas de futuro para adaptarnos a una situación que en muchos casos nos supera. Debemos ser conscientes de que no todo el mundo es capaz de aceptar esta nueva e incierta realidad y afrontarla con éxito. A ninguno se nos escapa, que no es lo mismo el confinamiento en solitario, que con niños o con ancianos. No son los mismos miedos e inquietudes los que despierta el virus para una persona joven, que para una persona de avanzada edad. No tiene nada que ver, pasar la cuarentena en un piso de 40 m cuadrados que, en una casa con balcón o un chalet, y no digamos en una vivienda con parcela. Pero lo que sí está claro, es que ciertos hábitos y rutinas, reducen la ansiedad y los niveles de estrés y mejoran la calidad de vida.

Pero ¿qué podemos hacer para superar con éxito el confinamiento?

Decálogo para llevar bien el confinamiento

Por encima de todo, hay que respetar la cuarentena y seguir los dictámenes del estado de alarma. Esta es la única oportunidad que hay, a día de hoy, para frenar el avance de la pandemia. Y para esto no hay excepciones. Debemos colaborar todos y ser solidarios con la sociedad que nos rodea. Debemos verlo como una oportunidad para educar a nuestros hijos en responsabilidad y solidaridad y conocernos mejor a nosotros mismos. Es un buen momento para transmitir valores tan importantes como la importancia de ser disciplinados, lo vital que es ser generosos con nuestra libertad para obtener un beneficio común o saber apreciar la satisfacción que vamos a sentir cuando seamos conscientes de que entre todos hemos superado esta crisis mundial. Todas las experiencias vividas, nos enseñan algo, aprovechémoslo.

He aquí nuestro decálogo de indicaciones para llevar bien el confinamiento.

  • Actividad física

    Haciendo deporte

    Haciendo deporte

Hay que evitar a toda costa el sedentarismo. Es necesario marcarse unas rutinas y unos ejercicios físicos que se adapten a las capacidades y las condiciones físicas de las personas que conviven en la vivienda. Esto es más sencillo de realizar con los pequeños de la casa, para ellos todo es un juego. Por tanto, juguemos a hacer deporte. Juguemos a mejorar nuestra salud y a reducir las horas de televisión.

Si disponemos de espacios al aire libre, aprovechémoslos. Hay que salir al balcón o a la ventana, aunque sea con la chaqueta puesta. Dejad que los niños jueguen y se asomen al mundo desde las terrazas. Necesitan sentir el viento, el sol o la lluvia. No los encerréis en casa.

Para los mayores, caminar por la casa en distintos momentos del día, hacer ejercicio con los niños y algunos adecuados a nuestra realidad física (edad, estado de entrenamiento, capacidad atlética).

  • Alimentación sana

    Cocinando

    Cocinando

Los hábitos alimenticios son importantes siempre, pero ahora mucho más. Hay que evitar la comida precocinada. Tenemos mucho tiempo, seamos creativos. Podemos aprovechar para cocinar y hacer esos platos que nunca tenemos tiempo para elaborar. Para intentar crear esos postres tan estupendos, ricos y saludables que nunca horneamos porque es más sencillo comprar productos manufacturados en el supermercado.

Enseñemos a los niños que se puede vivir sin gominolas, chuches, refrescos, snacks…y que no se muere uno en el intento. Prestemos atención a la cantidad de comida ingerida y a la variedad. Nos movemos menos, por tanto, debemos comer algo menos y evitar el picoteo entre horas. Así, seguro que saldremos de esta sin un kilo de más.

Evitad comer entre horas y hacer de la comida un escape para la ansiedad. Sin obsesionarse hay que controlar el peso y adecuar la alimentación para evitar el sobrepeso.

  • Higiene y sueño adecuados

    Jugando en la terraza

    Jugando en la terraza

Todos estamos deseando que llegue el fin de semana para arañar unos minutos al despertador, pero en estos días es necesario mantener unas rutinas. No es necesario levantarse a la 6:00 de la mañana, pero si dormir exclusivamente las horas necesarias para reponer fuerzas.

Hay que respetar los horarios de sueño y de baño de los niños y los mayores. Esto es importante para prevenir enfermedades y dar normalidad a la situación. Todos los que tenemos niños sabemos lo importante que son las rutinas porque confieren estabilidad y tranquilidad a los más pequeños de la casa.

  • Controlar los tiempos de exposición a las pantallas

    Haciendo papiroflexia

    Haciendo papiroflexia

Esta recomendación no sólo es para los más pequeños, también para los mayores. No hay que obsesionarse con estar informados al minuto, ni dejarnos llevar por la caja tonta, los videojuegos o internet. Es necesario mantener unos límites, y aunque debido a las circunstancias, para poder sobrevivir, seamos más permisivos, no todo vale. Buscad contenidos de calidad. Recordad que hay muchas alternativas: podéis leer libros, dibujar cuadros, moldear con plastilina, cocinar, realizar manualidades… en definitiva, sed creativos.

  • Adquirir nuevos conocimientos. Ejercita la mente

    Aprendiendo fotografía

    Aprendiendo fotografía

Todos nos quejamos de que no tenemos tiempo de hacer esto o aquello. Pues ahora lo tenéis, afianzad conocimientos sobre los temas que os interesen: fotografía, modelismo, costura… Aprovechad a enseñar a los niños técnicas de orientación, a usar una brújula, a poner la lavadora, a limpiar…. todo les servirá para el futuro.

Una mente ocupada no se obsesiona con ideas repetitivas, ni se centra en un bucle de negatividad. Todo aprendizaje provoca una satisfacción y se ve todo menos oscuro.

  • Mantener la moral alta. Ser positivos

Tenemos que centrarnos en mantener la moral de toda la tropa bien alta. Ser positivos. Olvidar las oportunidades y planes perdidos, y centrarnos en lo que podemos hacer. Mentalizarnos de que podemos salir adelante y verbalizarlo. Las personas que viven con nosotros lo saben, pero escucharlo, les ayuda.

Es labor nuestra que los niños no vivan con angustia esta situación. Bien llevada son los que menos deben enterarse, o si lo hacen, que no sea de modo traumático.

  • Mirar hacia el futuro

    Aprendiendo a interpretar un mapa

    Aprendiendo a interpretar un mapa

Disfrutad del tiempo de calidad en familia. Recordad los buenos momentos y dejad volar la imaginación, planificad nuevos proyectos juntos. Olvidaros de los obstáculos, de la escasez económica, de las trabas y centraros en ser positivos. Estamos deseando que todo esto pase para disfrutar de la naturaleza, los paseos por el parque y las fiestas con los amigos. Soñemos. Todo pasa, y esto, también pasará.

Buscad nuevos destinos, planificad vacaciones, haced cuadernos de viaje, recopilad información para futuros fines de semana… sed prevenidos, luego no sabréis a dónde ir.  Aunque siempre podréis consultar nuestro blog para buscar destinos 😉.

  • Mantener los horarios de trabajo (controlarlos)

Estar ocupado, ayuda a sentirse mejor. Respetad los horarios de trabajo y cumplid con las tareas encomendadas con el “teletrabajo”. Explicad a los niños la importancia de mantener las rutinas educativas siguiendo las clases online y realizando las tareas que el profesorado va remitiendo. No estamos de vacaciones. Estamos viviendo un momento histórico que debemos afrontar con la mayor responsabilidad y madurez posible.

También os diríamos que no os paséis de horario, el teletrabajo puede invadir todas las horas del día y hay que saber respetar sus diferentes momentos.

  • Procurar momentos de ocio de calidad

    Jugando al ajedrez

    Jugando al ajedrez

Cómo ya hemos indicado anteriormente, no todo vale para entretener a los pequeños de la casa o a nosotros mismos. Hay que jugar en familia. Tenemos muchos juegos en casa que no utilizamos por falta de tiempo, desempolvémoslos. ¡Qué nos decís de los disfraces!, son super-divertidos. Fomentad la creatividad y cuando se os acaben las ideas, recurrid a los amigos. Es muy importante no romper los lazos de amistad de los niños. Enviad vídeos, mensajes de voz, fotos… para que ellos sean conscientes de que no son los únicos que están en casa, sus amigos están viviendo la misma situación.

  • Tener paciencia, ser comprensivo

Por último, y no por ello menos importante, está la paciencia. Una convivencia prolongada, en situaciones de estrés y angustia, provoca inevitablemente roces. Seamos cautos y relativicemos las emociones. Pongámonos en el lugar del otro, y dejemos espacios y tiempos personales para cada uno. Siendo comprensivos y amables superaremos con éxito el confinamiento.

El coronavirus es la batalla que nos toca vencer, aquí y ahora. Ya habrá tiempo para hacer excursiones por el campo, subir montañas, nadar en los lagos, montar en bici…, y tantas y tantas cosas que, a un amante de la naturaleza, como a nosotros, le gusta hacer. Pero en este momento, debemos pensar en nuestros mayores, en todos los que luchan cada día para vencer una enfermedad, en los más vulnerables y quedarnos en casa. #Todovaairbien

Si quieres descargar la infografía «Decálogo para llevar bien el confinamiento» pincha aquí.

Sígueme

Deja un comentario


Looking for Something?