SENDERISMO CON NIÑOS: Cómo hacer bien la mochila

La_mochila_(Mi_familia_viajera)

Cómo hacer bien la mochila

 

  • ESCOGER LA MOCHILA

Llevar una mochila adecuada al tipo de actividad y a tu ergonomía.La_mochila_(Mi_familia_viajera)

Es decir, que sea para lo que vamos a hacer en cuanto a tamaño y diseño (no tiene sentido llevar una mochila de 60 l. para una excursión de un día, o una de trail running, para una salida de fin de semana) y de tu talla (algunas mochilas pueden regular su longitud de espalda y la anchura de sus correas de transporte).

No vamos a tener en un principio tres o cuatro mochilas en casa para cambiar entre ellas (luego con el paso del tiempo, veremos que así es), por lo que si tenemos una versátil de 35 a 45 litros intentaremos apañarnos con ella.

Si es demasiado grande para lo que llevamos, disminuiremos su volumen con las cintas compresoras.

  • PREPARAR LA MOCHILA

Principios a seguir:La_mochila_(Mi_familia_viajera)

 

Llevar lo imprescindible, con niños hay cosas que no pueden faltar (ver entrada ¿qué no puede faltar en la mochila si vas con niños?), pero no cargar por cargar.

Decía un famoso alpinista francés “si cargas con el equipo para vivaquear, acabarás vivaqueando” (pasando la noche al raso).

Lo que vamos a necesitar antes, siempre lo colocamos más a mano, es decir, debemos colocar las cosas, de forma que, las que podamos necesitar en mitad de la ruta no nos obliguen a deshacer toda la mochila.La_mochila_(Mi_familia_viajera)

 El chubasquero debe ir siempre a mano, igual que el agua o algo para picar en las paradas.

Por cierto, el agua debe ir siempre en posición vertical (no siempre la cerramos bien del todo, la presión puede hacer que se abra, etc…)

Lo más delicado más protegido, si llevamos algún objeto frágil (el frontal, por ejemplo) lo meteremos en un sitio donde no reciba un impacto al posar la mochila.

Evitar la ley de Murphy, protegiendo en bolsas lo que pueda manchar. Los cambios de presión pueden hacer que la crema solar se salga, o se abra un bote del neceser…. Todo lo que pueda manchar debe ir en bolsa para que llegado el caso no manche toda la mochila.

Llevar una bolsa grande de basura en el interior para proteger todo de la lluvia. Por mucha impermeabilidad que tenga en teoría una mochila, o que usemos un cubremochilas exterior, si llueve con ganas todo acaba mojado.

De forma que, si todo va en una gran bolsa dentro de la mochila, tenemos posibilidad de que la ropa de cambio esté seca.

El saco de dormir debe ir dentro, abajo y dentro de otra bolsa de plástico (hasta que no te toque dormir en un saco mojado, no harás caso de esta advertencia… 😉).

Cómo meter las cosas dentro de la mochila:La_mochila_(Mi_familia_viajera)

 

El principio a seguir es distribuir los objetos de forma equilibrada y sin dejar huecos.  Si la mochila está bien hecha se mantendrá de pie en el suelo cuando acabemos de hacerla.

Es muy importante la correcta distribución del peso en la mochila. Si está mal distribuido, nos obligará a ir echados para adelante si el peso está muy bajo, o seremos muy inestables si está muy alto.

Lo más pesado debe ir cerca de la espalda en la zona media superior. De este modo, queda cerca de nuestro centro de gravedad y nos permite desplazarnos con equilibrio y erguidos.

Colocar las cosas acolchando la espalda, evitando los objetos con bordes. Lo más pesado  y rígido suelen ser las botas, si se colocan cerca de la espalda pueden ser una molestia importante.

La ropa no se dobla, se enrolla, y a veces, se mete por fuera de los objetos más voluminosos o para acolchar.La_mochila_(Mi_familia_viajera)

No llevar objetos colgando por fuera, sólo servirá para que se dañen o se pierdan. Si atamos la colchoneta aislante por fuera, siempre que podamos, debe ir en posición vertical y a un lado.

Utilizar los bolsos de la mochila para llevar las cosas pequeñas que podemos necesitar. El resto del material de pequeñas dimensiones se puede meterse en bolsas para que no se pierdan en el interior.

Llevar en la seta de la mochila, en el bolsillo interior, la documentación, y en el superior los planos, llaves, el frontal por si es necesario utilizarlo, etc..

Utilizar correctamente los portabastones, portapiolets, etc… protegiendo sus puntas.

Aprender a hacer la mochila siempre de la misma forma para automatizar y acelerar su preparación y saber de memoria dónde está cada cosa.

  • TRANSPORTAR LA MOCHILALa_mochila_(Mi_familia_viajera)

Regular la mochila correctamente, distribuyendo el peso en las caderas (ajustando el cinturón lumbar) y uniendo ambas correas a la altura del pecho (si dispone de cinta para ello).

Sabremos que la llevamos bien regulada, cuando soltando una correa de la mochila, descanse sobre tus caderas y permanezca en su sitio.  La mochila se debe reajustar tras unos minutos de marcha.

Por encima de las correas existen unos tensores para acercar la mochila al cuerpo, debemos usarlos para que forme con nosotros un todo (más cuánto más delicado sea el terreno por el que transitemos).

Cerrarla siempre al tamaño más pequeño que podamos y comprimiendo bien todas sus correas y cierres.

  • MOCHILA CON NIÑOSLa_mochila_(Mi_familia_viajera)

Todo lo que hemos contado puede parecer muy técnico y propio de montañismo o alpinismo y no de excursionismo con niños, pero nada más lejos de la realidad: los principios son los mismos y conviene hacerlo bien.

La mochila portabebés debe ir bien hecha, regulada y ajustada para su transporte. Es una compañera pesada, pero muy apreciada por su mercancía, por tanto, cobra aún más importancia lo de llevar el peso en las caderas.

Si los niños llevan mochila, debe estar bien hecha, enseñándolos a hacerla paso a paso. Su peso nunca debe ser más de la cuarta parte del peso del niño.

En niños menores de 6 años si la llevan, debe ser simbólica, y como, elemento de aprendizaje (con su agua y algo de ropa, pero sin nada que pese de verdad).

 

Deja un comentario