SENDERISMO CON NIÑOS: Cómo caminar por distintos terrenos (II)

Cómo caminar por distintos terrenos

Cómo caminar por distintos terrenos

“Caminar con niños por terrenos que presentan dificultades”

En muchas de nuestras excursiones vamos a encontrarnos con alguna sorpresa, en forma de aparición inesperada de una zona a atravesar con la que no contábamos… un río a cruzar, un nevero cubre el camino, hay que atravesar una pedrera, o trepar unas rocas para seguir… (y que no describen en las guías de excursiones pensadas para adultos, pero que presentan una dificultad para los niños). 

Abordaremos en este artículo como intentar pasar estas dificultades, con la premisa de que, la seguridad de todos debe ser lo primero. Es mejor retroceder y cambiar de planes que meter al grupo en lo que consideremos una situación de peligro.

Cómo caminar por distintos terrenos

Cómo caminar por distintos terrenos

En este tipo de terrenos un adulto debe probar primero su paso, si él tiene la mínima dificultad o tiene alguna sensación de riesgo, no debe meter a los niños en ese trance.

Tal vez, algunos niños pasen mejor algunas zonas que adultos no acostumbrados, pero si no tenemos seguridad en nuestro paso, no podemos conducir, tranquilizar y acompañar a los niños.

No vale fiarse de lo que otros hagan y de ver que otros pasan, cada grupo es diferente y no debemos sentirnos mal si tenemos que retroceder… ya volveremos, si es que queremos.

Estos son algunos ejemplos de terrenos que presentan dificultades:

  • Vadeo de ríos:

Cómo caminar por distintos terrenos

Cómo caminar por distintos terrenos

A los niños les encanta buscar el paso de un lado a otro del río, pero siempre debe ayudarles un adulto (si no es mucha la posibilidad de acabar mojados).

Si se pisa por piedras, darles una mano o proporcionarles un bastón para el apoyo.

Si hay que descalzarse para cruzar un pequeño arroyo, comprobar cómo es el lecho del río, si es pedregoso y si puede haber piedras cortantes. Si es así, no dudar en cruzar calzados (sin calcetines ni plantillas, para luego ponerlos secos una vez vaciado el calzado y escurrido en su caso).

Entendemos que los padres son los suficientemente sensatos como para no emprender el cruce de un río con corriente y de más de 20 cm de profundidad (es suficiente para arrastrar a un niño).

  • Pedreras, pedreros, canchales…acumulaciones de piedras en las laderas de las montañas:

Cómo caminar por distintos terrenos

Cómo caminar por distintos terrenos

Si cuentan con un camino trazado, no salirse de él, ni, aunque veamos atajos (probablemente correspondan a gente que bajó deslizándose, te costará mucho subir por ellos, y si se trata de bajar los niños pueden lastimarse).

Si no está muy trazado el camino y si el pedrero es de piedra pequeña, debemos afianzar cada uno de nuestros pies con firmeza antes de mover el siguiente (inevitablemente tendremos la sensación de ir dos pasos para adelante y uno para atrás).

Ir cerca de los niños, siempre por atrás un adulto para sujetarlos si hace falta y evitar que quieran pasar rápido esta dificultad.

Si el pedrero es de piedra grande nos tocará ir brincando de un bloque a otro. Escoger los más grandes y estables para pisar. Avanzar despacio y ofrecer ayuda a los niños en cada paso.

En muchas ocasiones encontraremos hitos (montones de piedras) que nos indican el camino a seguir, ir buscando el modo más sencillo para llegar al siguiente.

  • Terreno rocoso y escarpado:

Cómo caminar por distintos terrenos

Cómo caminar por distintos terrenos

Al caminar por rocas debemos intentar apoyar toda la suela para tener una mayor adherencia.

Evitaremos las zonas húmedas y con líquenes o musgo, pues pueden resbalar.

Cómo caminar por distintos terrenos

Cómo caminar por distintos terrenos

Al caminar intentaremos ir erguidos sin acercarnos a la roca (tendencia natural buscando seguridad), pues eso nos hará resbalar más fácilmente.

Siempre que tengamos que echar las manos a las rocas para progresar, debemos seguir la regla de los tres puntos de apoyo, es decir, de las cuatro extremidades debemos tener bien afianzadas tres y mover sólo una de cada vez.

A los niños les encanta trepar (destrepar menos), pero debemos ser muy celosos de su seguridad en este tipo de terreno y no aventurarnos si existe verdadero riesgo de caída. Evitaremos que utilicen las rodillas para subir pues pueden lastimarlas.

Al bajar, siempre que la pendiente nos lo permita, lo haremos cara al valle. Es decir, dejando la espalda hacia la roca, pues permite ver mejor dónde colocar los pies.

Tener en cuenta que, lo que para nosotros pueden parecer pasos sencillos de trepada, para un niño por su estatura, pueden resultar auténticos retos de escalada.

También considerar que obstáculos sencillos de subir, pueden resultarnos difíciles de bajar.

  • Laderas herbosas pendientes:

Desfiladero de Las Xanas, Asturias

Cómo caminar por distintos terrenos

Hay que tener cuidado con la tendencia de los niños de querer jugar a rodar por ellas. Se puede hacer, siempre y cuando, haya poca pendiente y sin continuidad, que nos existan obstáculos como árboles o piedras, y el adulto debe estar cerca y atento.

Se bajan y se suben haciendo zigzag.

Si no tienen camino y están húmedas (rocío de la mañana, o helada de la noche), pueden ser peligrosas, por lo que se debe tener cuidado.

  • Nieve y neveros:

Cómo caminar por distintos terrenos

Cómo caminar por distintos terrenos

No es terreno para niños menores de 5 años.

Si se debe atravesar una pequeña mancha de nieve, el adulto debe abrir huella con poca distancia entre sus pasos para que el niño le siga. Si la nieve está un poco dura y el niño no se hunde es muy importante esta consigna.

Se deben poner guantes, y evitar por todos los medios un resbalón no deseado (diferente es que decidamos jugar en una zona segura a resbalar, pero ojo, todos los años se mata gente bajando en plásticos por la nieve. Segura quiere decir, sin ningún tipo de caída cerca y sin rocas en el final o los laterales).

Se debe transitar golpeando el pie de canto a la pendiente para hacer una muesca en la nieve, si no es mayor de cinco centímetros la muesca que hacemos, debemos volvernos sin duda.

  • Hielo:

Ruta Laguna Grande de Gredos, Ávila

Cómo caminar por distintos terrenos

No es terreno para niños. Si te encuentras una ladera helada en una montaña, date la vuelta, ese no es lugar para niños, es muy peligroso.

Si te encuentras una placa de hielo en un camino, tal vez echando un puñado de tierra y piedra fina encima consigas pasar resbalando menos.

Nunca se deben atravesar lagunas heladas con niños. Si hace frío para que sea “seguro”, hace demasiado frío para que el niño esté hay. Si es primavera y la temperatura es llevadera, es muy peligroso atravesar estas lagunas (aunque veas a cientos de personas hacerlo, como sucede en la Laguna Grande de Gredos todos los años).

  • Morrenas:

Cómo caminar por distintos terrenos

Cómo caminar por distintos terrenos

No es un terreno para transitar con niños, pero en algún trekking alpino puedes encontrarte con morrenas laterales que dan acceso a refugios. La clave es no salirse del sendero trazado, no pisar las piedras grandes, pues en este tipo de terrenos pueden no ser estables. Procurar ir un adulto delante, tanteando el terreno e insistir a los niños en estar atentos a las piedras sueltas.

  • Crestas, desfiladeros, zonas con caídas…:

Cómo caminar por distintos terrenos

Cómo caminar por distintos terrenos

Siempre que el terreno presente algún tipo de precipicio, el niño debe ir de la mano del adulto, y por el lado que no esté la posible caída.

En los cruces con gente extremaremos las precauciones (y les dejaremos amablemente pasar a ellos por el lado de los cortados).

Si es tan estrecho que no entráis en paralelo los dos, no debes estar ahí. Antes de llegar a esa zona debes darte la vuelta (a no ser que tengas conocimientos para asegurar a los niños mediante el uso de cuerdas en ese tipo de terreno).

Conclusión:

Cómo caminar por distintos terrenos

Cómo caminar por distintos terrenos

Como conclusión a estos artículos de marcha por distintos terrenos, te diríamos que es mejor saber con qué te vas a encontrar en las marchas que realices y eso depende de la preparación previa que hagas del recorrido.

Consulta guías especializadas (de senderismo con niños, que no es lo mismo que para público general), lee varias reseñas, fíjate en los perfiles MIDE.

Si aún tienes dudas, pregunta, hoy en día son muchas las posibilidades que tenemos para obtener respuestas (foros, blogs, redes sociales, oficinas de información… o si quieres directamente a nosotros).

 

Sígueme

Deja un comentario


Looking for Something?