CABO DE ROCA CON NIÑOS, acantilados que emergen del Océano Atlántico

Cabo de Roca

Cabo de Roca

La costa Atlántica ofrece multitud de parajes de especial belleza. El Cabo de Roca con sus espectaculares acantilados, la playa naturista de Ursa y la playa de Adraga, aunque más turística, son algunos de los rincones mágicos que esconde el país vecino.

Pronto será Carnaval y algunos tendréis la suerte de tener días libres para disfrutarlos viajando. El país vecino siempre es una buena opción, y es que Portugal, y en especial, la costa Atlántica, siempre es una apuesta segura.

En este post, os vamos a presentar varias alternativas para conocer mejor esta espectacular y llamativa zona de Portugal.

Cabo de Roca:

Cabo de Roca_(Mi familia_viajera)

Cerca de Lisboa, a unos 41kms, se encuentra el Cabo de Roca (Cabo da Roca), dentro del Parque Natural de Sintra-Cascais. Esta zona es muy popular y de gran afluencia de turistas. Desde aquí hay unas preciosas vistas del océano Atlántico que se pueden ver desde los acantilados a 140 m sobre el nivel del mar. También hay un faro y una tienda de souvenirs, donde se pueden comprar recuerdos de la zona.

Cabo de Roca

Cabo de Roca

Este cabo es el extremo más occidental de Europa, y en su día se decía que era: “onde a terra acaba e o mar começa” (donde la tierra acaba y el mar comienza). Y es que asomarse desde el mirador hacia el océano Atlántico, o pasear alrededor de faro, nos permitirá disfrutar de un hermoso paisaje de acantilados en los que rompen las olas con fuerza para regresar de nuevo a la inmensidad del océano.

Es una preciosa visita que os recomendamos, ya que os resultará muy agradable. Pero siempre teniendo en cuenta que caminar sobre acantilados es peligroso y se deben extremar las precauciones con los niños.

Playa de Ursa:

Playa_Ursa_(Mi_familia_viajera)

Aprovechando que estábamos en el Cabo de Roca, decidimos acercarnos a la Playa de Ursa, ya que se encuentra a unos 300 m antes de llegar al Cabo de Roca por la carretera N-247. Está señalizado por un cartel, que informa del camino a la playa, y junto al cual, hay una explanada, donde se puede dejar el coche.

Playa de Ursa

Playa de Ursa

Hay un segundo aparcamiento más adelante, pero hay que ir por un camino de tierra poco cuidado y las plazas son muy limitadas. Por tanto, nosotros recomendamos dejar el coche en la primera explanada (sin objetos de valor) y recorrer a pie el trecho que hay desde aquí hasta donde comienza el acantilado, por el que desciende una senda hacia la Playa de Ursa.

La aproximación a la playa es difícil, a pesar de que el recorrido son apenas unos 2 kms. Recordamos que los acantilados están a 140 m sobre el nivel del mar, por tanto, hay que salvar este desnivel por una senda estrecha, que sale a la izquierda del segundo aparcamiento, con mucha piedra suelta y arena que hace que se pierda el equilibrio en cualquier momento.

Playa de Ursa

Playa de Ursa (vista panorámica)

El descenso debe realizarse con calzado de montaña o trekking, nunca con sandalias u otro calzado que no se sujete bien al pie o no tenga agarre al suelo, y por personas que tengan buena movilidad. (La subida será más cómoda, aunque se realiza por el mismo recorrido).

La bajada merecerá la pena, ya que se llega a una de las playas más bonitas de Portugal y debido a su difícil acceso está en estado salvaje. Esta playa es naturista y aunque no está declarada oficialmente como nudista, la mayor parte de la gente que se encuentra en la playa, prescinde de la ropa de baño.

Playa de Ursa

Playa de Ursa (desde los acantilados)

Aunque no es ideal para el baño de los niños, ya que es abierta al mar y el oleaje es fuerte. Cuando baja la marea, se forman numerosas charcas de agua cristalina con una animada vida marina de percebes, cangrejos, peces pequeños…, que serán el entretenimiento ideal para los niños, viendo cómo se mueven y se esconden entre las rocas.

La playa de Ursa (Praia da Ursa), significa playa de la osa en castellano. Y se la denomina así, porque hay unas formaciones rocosas calizas, que, si se ven desde el extremo norte, se puede apreciar en una de ellas, la silueta de una osa.

Playa de Ursa

Playa de Ursa (vista panorámica)

Una vez disfrutado de este bello paraje, al que hay que llevar agua, comida, protección solar y ropa para resguardarse del sol; hay dos opciones, bien ascender de nuevo por el acantilado hasta el aparcamiento, o bien, ir hasta la Playa de Adraga. (Nosotros elegimos la segunda opción).

Ruta desde la Playa de Ursa a la Playa de Adraga:

Playa_Adraga_(Mi_familia_viajera)

Playa de Ursa

Sendero costero

Para ir desde la Playa de Ursa a la de Adraga, hay un sendero que asciende desde la playa (aproximadamente por el medio del arenal) hacia el borde del acantilado, pero hay un tramo al inicio que es un poco aéreo y está muy expuesto. Por este motivo, como porteábamos dos niños en mochila de montaña, decidimos subir por el mismo camino que bajamos, pero aproximadamente a media subida, se aprecia un cruce de caminos, donde se debe girar a la izquierda (así se salva la primera parte del acantilado). Desde aquí se va ascendiendo por el acantilado, por un camino que va en zig-zag, y que nos permite ir dejando la playa de Ursa a nuestra espalda.

Una vez en el borde del acantilado, el camino discurre junto a la costa con subidas y bajadas suaves, lo que permite deleitarse con los acantilados, calas y playas que salpican el litoral. Así como valorar la diversidad de flora y fauna que habita la zona.

Playa de Adraga (foto de Sintra Municipality)

Pasaremos junto a la playa de Caneiro (Praia do Caneiro) y la playa de Cavalo (Praia do Cavalo), a las que se puede descender, pero siempre por senderos estrechos y con fuerte inclinación. Hasta llegar a la playa de Adraga, que, a diferencia de la playa de Ursa, cuenta con parking, restaurante y servicio de socorrismo.

Es una playa familiar y muy turística, en la que destaca una roca en forma de arco y el inmenso arenal franqueado por acantilados.

Después de disfrutar de un refrescante baño en las aguas del Atlántico, se toma un camino sin asfaltar, pero señalizado por el GR-11 (sendero costero), que sale del aparcamiento y que nos guía por el interior hasta la carretera N-247 que une Sintra-Cascais con el Cabo de Roca. Solo queda recorrer un pequeño trayecto por carretera hasta la explanada donde dejamos inicialmente el coche.

Azenhas do Mar:

Azenhas do Mar_(Mi_familia_viajera)

Azenhas do Mar

Azenhas do Mar

Y para finalizar, este maravilloso recorrido por la costa Atlántica, os recomendamos la visita a un pintoresco pueblo portugués, como es Azenhas do Mar, en Sintra, en el municipio de Colares.

Tiene un mirador que permite ver el pueblo suspendido sobre el acantilado con sus casas blancas, que contrastan con el azul del océano Atlántico al fondo. A lo largo de todo el pueblo, hay numerosas escaleras que te llevan a cada rincón de la villa, sin perder un ningún momento de vista el azul del océano.

Además, tiene una pequeña playa y una piscina excavada en la roca, que se llena con el agua del océano cuando sube la marea. Es el sitio idóneo para disfrutar de las puestas del sol, y saborear marisco o un rico pescado a la parrilla,  platos gastronómicos típicos de la zona.

Galería de fotos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Track de mifamiliaviajera.com en Wikiloc:

Powered by Wikiloc

Perfil MIDE(*):

Perfil_MIDE_Ursa_Adraga_(mi_familia_viajera)

(*)Los datos son siempre orientativos, hay que tener en cuenta las condiciones propias del día.

 

 

Sobre nosotros Ana Elvira Picado

Bienvenidos al blog de Ana, Manuel, Pablo Y Daniel. Somos una familia viajera, que a raíz del nacimiento de nuestros dos hijos hemos tenido que adaptar nuestras salidas a los más pequeños de la casa.

Pero nunca hemos renunciado a la pasión por viajar, ya que pensamos que es una forma apasionante y diferente de educar a nuestros hijos, aportándoles valores tan esenciales como el amor por la naturaleza, la libertad, la igualdad y el respeto por todo lo que les rodea.

Con este blog pretendemos aportar nuestras experiencias, ideas y consejos para que os sean de ayuda y os permitan disfrutar en familia de algo tan maravilloso, como es viajar.

Deja un comentario