10 CLAVES PARA EL ÉXITO EN UNA EXCURSIÓN CON NIÑOS (II)

Hoces del Esva, Asturias

Hoces del Esva, Asturias

En el post anterior iniciamos un serie de pautas que nosotros creemos que se deben seguir para conseguir que una excursión con niños finalice con éxito. Estas son algunas recomendaciones más, que opinamos debéis tener en cuenta:

3. Comprobar el equipo a llevar
Las Batuecas, Salamanca

Las Batuecas, Salamanca

Salir de casa con los niños siendo puntuales, es a veces una odisea, por lo que debemos procurar ser muy metódicos con qué llevamos en nuestras salidas (para evitar olvidos con las prisas de última hora…). Si contáramos las cosas que nos hemos olvidado a veces, pensaríais que estamos bromeando, por lo que es muy importante comprobar antes de salir si hemos cogido todo y no estaría de más tener una lista con lo necesario.

A continuación, os detallamos algunos aspectos que a nosotros nos parecen fundamentales para salir al campo:

a. Equipo de montaña o senderismo.

Tendemos a pensar que los niños pueden ir con cualquier calzado a la montaña, o con los pantalones de calle o su chándal. Es un error, pues si nosotros llevamos botas para sujetar el pie o no resbalarnos, lo mismo debemos pensar para ellos. Ya sabemos que su pie crece rápido, que no llegan a gastar el calzado… pero como en todo, su seguridad es lo primero.

Otro posible problema es no llevar todo nuestro equipo porque “con lo que necesitan los niños bastante cargados vamos ya”, si es cierto que debemos medir qué es y qué no necesario, pero sin pecar de temerarios.

b. Utensilios propios de los niños.

Sierra de Gredos

Sierra de Gredos

Los niños necesitan, según su edad: biberones, pañales, ropa de cambio, ropa extra porque acabarán mojados al jugar…y más adelante una lupa, unos prismáticos, una linterna….(un kit de pequeño explorador para utilizarlo en sus aventuras por la naturaleza). La experiencia nos irá diciendo qué necesita según vaya creciendo.

c. Comida adecuada para todos.

Según el desarrollo del niño, comerá como uno más de la familia o tendrá sus propias necesidades. El uso de termos para sólidos facilita el llevar comida caliente cuando los niños aún son pequeños y necesitan este aporte energético. Galletas para picar en las paradas, chocolatinas si no hace calor, algún snack salado…

Hayedo de la Pedrosa, Riaza

Ruta hayedo de la Pedrosa, Riaza

Pasa igual que con el equipo, a veces nos preocupamos tanto de la comida de los niños, que nos olvidamos de la de los adultos… Continuamos educando al escoger la comida a llevar y el tratamiento que damos a sus residuos (nada de tirar porque es biodegradable…)

d. Pequeño mini botiquín.

Compuesto de tiritas, antisépticos, gasas, alguna pequeña venda, pinzas….poco más que lo necesario para evitar que un pequeño raspón, o incidente se convierta en un disgusto para el niño… En cuento se vea “curado” podrá seguir jugando.

4. Tener un plan B, ser flexibles
Ruta de las Raíces, Salamanca

Ruta de las Raíces, Salamanca

  • Hay que cambiar el chip cuando salimos con niños, el objetivo es disfrutar del camino, de lo que vemos, de lo que vivimos… No hay que obsesionarse con llegar a lo que pensábamos era el final de nuestra excursión (pero los niños no deben saber que no consiguen lo que pretendíamos, sobre todo si son pequeños), si hace falta se acorta o modifica el itinerario según las necesidades o vivencias del grupo.
  • Nada improvisado, pero nada obligatorio. Para poder hacer esto hay que tener estudiadas distintas alternativas en el itinerario, de modo que la excursión dé la sensación de haber llegado a su objetivo (aunque nosotros lo hayamos cambiado en función de cómo iba todo).
    Ruta Cascada del Xurbeo, Asturias

    Ruta Cascada del Xurbeo, Asturias

    En casa hay que leer qué vamos a visitar, qué se puede ver. Estudiar el mapa, ver posibles alternativas, de modo que tengamos un repertorio de posibilidades ante el desarrollo de la excursión.

5. Contar con los niños, darles protagonismo

Si un niño se siente protagonista, y no parte del equipaje, es muy probable que vaya mucho más motivado:

a. Explicarles dónde vamos.

Ruta Molinos visigodos, Salamanca

Ruta Molinos visigodos, Salamanca

La excursión debe comenzar antes de salir de casa, comentar un tiempo antes (depende de lo nervioso que se ponga el niño ante la emoción de una nueva aventura…) qué vamos a ver, mostrar el mapa y contar qué podemos irnos encontrando. No somos partidarios de mostrarles fotos antes del sitio pues tal vez disminuyamos mucho el factor sorpresa y asombro ante el descubrimiento. En caso de decidir enseñar alguna imagen, dejar partes del itinerario sin mostrar.

b. Preparar juntos la mochila.

Ya desde pequeños les contaremos qué metemos en la mochila (cuando aún no llevan la suya propia) y más tarde haremos juntos su mochila, colocando su equipo de aventurero y asegurándonos de que va entendiendo que hay que llevar sólo lo necesario, ni más ni menos.

Ruta Molinos visigodos, Salamanca

Ruta Molinos visigodos, Salamanca

c. Dejarles tomar pequeñas decisiones.

Los niños “deciden” muchas cosas, casi todas, en una excursión…. Pero de lo que estamos hablando es de consultar si quiere parar a descansar aquí o avanzar un poco hasta el río, si comemos ya o buscamos un sitio mejor, si en un cruce con dos posibles caminos sacamos el mapa para ver cuál es el nuestro…. Pararnos a buscar el siguiente hito o marca de sendero ante una duda…

6. Hacer conscientes a los niños de lo que ven

En el medio natural nos encontramos ante la mayor escuela viva que puede encontrar un niño. Todo es descubrimiento, todo es libertad (ver artículo sobre la naturaleza una escuela al aire libre) y nosotros como principales educadores de nuestros hijos debemos ofrecerles la información que demanden o nos parezca oportuna (con la precaución de no saturar y dejar que sea su iniciativa quien la pida).

a. Educar la sensibilidad.

Lago de Sanabria, Zamora

Lago de Sanabria, Zamora

Las gotas de rocío en las hojas, el fragor de una cascada, los colores del atardecer, el canto de los pájaros, el olor a hierbabuena… están ahí pero no todo el mundo los aprecia. Probablemente tú sí, y te gustaría que algún día tus hijos lo hicieran… pues debes verbalizar los sentimientos que te inspira la naturaleza al descubrir sus matices y sorpresas. El niño irá comprendiendo que a su alrededor existen tesoros, en las pequeñas cosas que observa y eso despierta emociones distintas en cada uno, pero que hacen a uno amar lo que le rodea.

b. Educar en el cuidado de la naturaleza.

Los niños deben aprender que las flores son muy bonitas pero si las arrancamos se mueren, que no hay que pisar las hormigas, que hay que llevarse todo lo que traemos (todo), que unos seres vivos dependen de otros… Que nosotros vivimos gracias a la naturaleza, que deben amarla y respetarla y todo esto se aprende viviendo, jugando y creciendo en ella.

c. Dar ejemplo.

Ribera del Yera, Cantabria

Ribera del Yera, Cantabria

Somos modelos para nuestros hijos, para lo bueno y para lo malo, seamos conscientes de ello y demos buen ejemplo en la actuación en el campo. Seamos respetuosos y educados con quien nos encontremos, dejemos todo mejor que lo encontramos si es posible. Comentar cuando veamos a gente actuando distinto qué les parece a ellos…

Deja un comentario